Salmo 23. Significado Y 5 Enseñanzas

Salmo 23

El Salmo 23 ha sido uno de mis pasajes bíblicos favoritos de todos los tiempos. He leído y releído este capítulo una y otra vez, y nunca deja de animarme. Habla de que Dios es nuestro pastor y de todas las cosas maravillosas que hace por nosotros, sus ovejas. Recuerdo leer el Salmo 23 en momentos en que me preocupo por las cosas y cuando me siento perdido, solo para recordarme a mí mismo que Dios está a cargo. Él es el buen pastor que nos cuida.

 

El leer el Salmo 23, inmediatamente recuerdo la imagen de un pastor que alguien había puesto en su pared. En la imagen, el pastor está rodeado de ovejas de todos los tamaños y formas. La mejor parte, sin embargo, es el corderito que lleva en brazos. Me digo a mí mismo: “Ese soy yo. Soy el más débil del rebaño, pero Dios me lleva. No hay nada de lo que deba preocuparme".

En este artículo te diremos qué significa cada uno de los fragmentos del almo 23 y las enseñanzas que podemos extraer de cada uno de estos. Te sorprenderás de lo mucho que algunos versículos pueden alentarte. Sé que esta información te bendecirá como me ha bendecido a mí. Puedes usar esto como inspiración para tu caminata diaria.

Quizás te puede interesar: Mis Ovejas Oyen Mi Voz. Significado Bíblico

Índice De Contenidos

    Salmo 23. Significado

    Exploremos más de este Salmo ampliamente reconocido porque es probable que lo que estás imaginando en tu mente no sea del todo correcto.

    Pastos verdes occidentales

    Un diccionario online define un pastizal como este: “Plantas (como el pasto) cultivadas para la alimentación, especialmente de animales en pastoreo; tierra o parcela de tierra utilizada para el pastoreo; la alimentación del ganado; pasto."

    El diccionario pinta una imagen en nuestras mentes de un campo abierto lleno de hierba alta y exuberante, tal vez algunas flores y algunos árboles. Básicamente pensamos en un prado hermoso y sereno. También comúnmente tomamos los pastos verdes de la Biblia en el sentido de que Dios suple todo lo que necesitamos en una abundancia asombrosa. Pero esto no es lo que estaba diciendo David. Déjame explicar.

    En las áreas alrededor de Jerusalén, las laderas son principalmente de tierra y arena. No hay mucha hierba verde y exuberante. Todo lo que encuentras son un montón de rocas y tal vez una ramita de hierba que brota aquí y allá, que puedes ver aquí.

    Entonces, ¿a qué se podría haber estado refiriendo David cuando dice que Dios lo hace recostarse en verdes pastos? Para nuestros ojos modernos, no detectamos pastos y ciertamente no hay vegetación. Pero observa un punto de vista bíblico:

    Pastos verdes bíblicos

    Al igual que en el lugar donde vives, hay ciertas épocas del año en las que llueve con frecuencia y hay momentos en los que está un poco seco. El Salmo 23: 2 se refiere a esas estaciones secas, no solo en el medio ambiente, sino también en nuestras vidas.

    En Israel, el pastor Vander Laan explica que el viento del oeste sopla su humedad contra las laderas donde se condensa en las frías rocas por la noche. Ese poco de humedad (junto con las escasas 23 pulgadas de lluvia que recibe Jerusalén cada año) es suficiente para hacer crecer esas pequeñas ramitas de hierba.

    Si te alejas de la escena después de que llueve, verás esas ramitas de hierba en algunas áreas de las laderas de cara al viento. Estos son los pastos verdes de los que habla la Biblia. La foto aquí muestra el pasto durante la temporada de lluvias, pero puedes imaginar lo escaso que se vuelve en la estación seca.

    Echa otro vistazo a la imagen que se crea en tu mente, y verás caminos de tierra que cruzan las laderas. Estos senderos son donde el pastor permite que sus ovejas paseen en esas pequeñas ramitas, y están lo suficientemente separadas entre sí para que las ovejas puedan alcanzar el medio para obtener un bocado de bondad herbácea.

    No es mucha hierba. Solo pequeñas ramitas. Pero es suficiente con dar un bocado y luego caminar un poco más y dar otra porción. El pastor guía a las ovejas a través de las ramitas hasta que cada oveja ha tenido la oportunidad de comer. A veces no hay mucha hierba, pero es suficiente para la comida de hoy.

    El pastor satisface nuestras necesidades

    Así es como Dios nos pastorea. No nos lleva a pastizales verdes y frondosos donde tenemos de todo en abundancia. No, Dios nos guía por los caminos correctos a través de las ramitas que nos dan lo suficiente para hoy. Mañana nos guiará por otros caminos para suplir nuestra necesidad diaria. Algunos días puede que nos bendiga con muchas ramitas, y otros días puede que solo haya un poco. Pero siempre habrá suficiente para lo que necesitamos.

    En cuanto a acostarse en verdes pastos, el pastor crea recintos donde las ovejas pueden descansar por la noche a salvo y comer. En este sentido, los pastos verdes son un lugar para que descansemos bajo la atenta mirada del pastor (Dios).Dios no “hace” que nos acostemos, pero ofrece su paz y alegría todos los días a quienes la buscan.

    ¿No es hermoso eso? Ciertamente cambia nuestra perspectiva de lo que David quiso decir con pastos verdes, ¿no es así? Ahora, echemos un vistazo a la otra mitad del Salmo 23: 2 y lo que David quiso decir con "aguas tranquilas".

    Aguas tranquilas

    Aquí, en la parte occidental del mundo, es un desafío encontrar a alguien que pueda tomar la vida con calma. Tendemos a concentrarnos en mantenernos ocupados, trabajar duro (a veces hasta el extremo), administrar nuestros platos giratorios y encontrar el equilibrio perfecto entre el trabajo y la vida. Algunos días pasan tan borrosos que nos cuesta recuperar el aliento. Dios nos ofrece la oportunidad de frenar todo eso.

    Las aguas tranquilas de las que leemos en el Salmo 23: 2 no son ríos de rápido movimiento o incluso pequeños arroyos, sino un hilo de agua poco profundo y silencioso que fluye suavemente a lo largo. Tal vez conozcas un pequeño arroyo cerca de tu casa o hayas visto uno en un parque en algún lugar. No es profundo, como mucho, a la altura de los tobillos, el flujo es lento y el burbujeo del agua es increíblemente relajante.

    Es un lugar donde puedes respirar profundamente y disfrutar de los sonidos de la naturaleza. Este es el tipo de aguas tranquilas de las que habla David. Un pastor nunca llevaría a sus ovejas a un río que fluye rápidamente. Sería demasiado peligroso y ruidoso y causaría miedo a las ovejas. Dios no quiere esto para nosotros. Él anhela darnos paz, descanso y reposo, por lo que nos lleva a donde el agua es pura, clara y casi inmóvil para que podamos refrescarnos en Él.

    Es un lugar donde podemos relajarnos, estar tranquilos y quietos con Él, y experimentar Su profundo y puro amor íntimamente. Debido a que el agua es tan tranquila, incluso podemos entrar en el Agua Viva y vadear un poco sumergiéndonos completamente en Su gracia y saciando nuestra sed. Su invitación a beber de su paz se encuentra en Isaías 55: 1 que dice:

    "Todo el que tenga sed, ven a las aguas".

    Nos recuerda de nuevo en Apocalipsis 7:17:

    "Porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los conducirá a fuentes de agua viva".

    No podemos experimentar el poder sereno de las aguas tranquilas o satisfacer nuestra sed cuando solo nos enfocamos en nuestros horarios y ocupaciones diarias. Debemos buscarlo activamente todos los días para que Él pueda llevarnos a un lugar de descanso continuo y prepararnos para la obra de Su reino.

    Por amor a su nombre

    Dios no nos guía a través de pastos verdes y aguas tranquilas solo por nuestro bien. Todo es por amor a Su nombre y solo por Su gloria. Solo podemos beneficiarnos de todo gracias a Su gracia. Después de que el salmista habla sobre pastos verdes y aguas tranquilas en el versículo dos, dice esto. Ten en cuenta el uso de la palabra "ruta" de nuevo:

    Él restaura mi alma. Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”. Salmo 23: 3

    Satisfacer nuestras necesidades diarias y ofrecernos paz y descanso son parte del deseo de Dios de restaurar nuestras almas, de revivirnos en Él. Es solo a través de Su poder y gracia que podemos. Solo Él merece toda la gloria y la adoración por ello.

    La próxima vez que te sientas frenético y estresado y te preguntes cómo vas a pasar el día, recuerda el Salmo 23: 2. Permite que Dios el Pastor te guíe a lo largo de Sus caminos, sabiendo que Él tiene todo bajo control. Él sabe lo que necesitas y te ayudará a conseguirlo. Todo lo que necesitas hacer es confiar en Él. Tus verdes pastos y tranquilas aguas están más cerca de lo que crees.

    Lecciones del salmo 23

    Estas son algunas de las enseñanzas que puedes obtener a través de la lectura y análisis del salmo 23:

    1. Descansa tu mente de preocuparte (Salmo 23)

    Preocuparse ha sido una parte habitual de nuestro día y eso es perfectamente normal. Lo que es más importante es que puedes descansar tu mente para poder concentrarte más en lo que se necesita hacer. Hoy, en este primer apartado nos enfocaremos en los primeros 2 versículos del Salmo 23. Aprenderemos cómo Dios es como un pastor que nos cuida bien a nosotros, sus ovejas, y cómo puede ayudarte a que tu mente no se preocupe.

    Un pastor da provisión (alimento y refugio) y protección (del peligro y de otras ovejas). ¡Aprendí que las ovejas no son las criaturas más inteligentes y que se asustan fácilmente! ¿No son como la mayoría de nosotros? Puede que no tengamos miedo de los fantasmas, pero a veces tememos y nos preocupamos por los peligros que nos rodean.

    Yo, por mi parte, tengo el "don" de la previsión, y puedo ver fácilmente lo que podría suceder mal en una situación determinada. ¡Imagínate cómo eso puede hacer que me preocupe más! Creo que es más como una visión de miedo, si me preguntas. Mi mente puede seguir y seguir y es realmente difícil descansarla, incluso cuando estoy a punto de dormir.

    Menos mal que Dios, nuestro pastor, se asegura de que no nos falte nada. Podemos descansar nuestras mentes en lo que Él puede hacer por nosotros. Esto es lo que Dios hace por nosotros:

    1. Nos hace acostarnos

    Dado que las ovejas se asustan fácilmente, no puedes llevarlas al redil, de lo contrario pensarán que es un lugar peligroso y nunca entrarán. Lo que hace el pastor es lograr que las ovejas “vengan a él”. ¿No es maravilloso? No sé qué hacen los pastores exactamente, pero si yo fuera la oveja, ¡acudiría a un pastor amable y amoroso que me ofrecería café y donas!

    Dejando las bromas a un lado, trata de recordar los momentos en que Dios nos atrae hacia él. Para mí, estos serían los momentos en los que él ha mostrado su amor y bondad, incluso cuando no los merezco. Es un Dios muy amoroso.

    2. Nos hace acostar en verdes pastos

    ¿Alguna vez has visto a un cachorro estirarse sobre tu vientre y arrastrarse para sentir la hierba? Nuestros cachorros hacen eso, ¡y son tan lindos! Ahora imagínate acostado sobre césped limpio bajo un cielo nublado, descansando su mente y su cuerpo.

    Así es como Dios quiere que seamos: renovados, despreocupados y tranquilos. El verde es un signo de vida, y Dios quiere que estemos vivos, bien alimentados, rodeados de provisión que sea más que suficiente para satisfacer nuestras necesidades.

    3. Él nos guía

    Dios nos muestra el camino o nos da instrucciones para que podamos tener más de lo que necesitamos. Como un pastor, nos hace acercarnos a él para que podamos acostarnos y descansar. Luego, en ese estado de reposo, comenzamos a confiar más en él y nuestros corazones están más en sintonía con lo que él quiere que hagamos a continuación. Él usará Su Palabra, pero también puede usar cualquier cosa o persona. Y debido a que él es nuestro pastor, conocemos su corazón y su voz, por lo que no tienes que preocuparte por estar confundido.

    4. Él nos conduce a las aguas

    Algunos autores dicen que las ovejas pueden beber en cualquier lugar pero prefieren aguas tranquilas. Con razón, ya que el agua en movimiento es más difícil de beber y son más peligrosas. Dios nuestro pastor también nos lleva de la misma manera: lejos del peligro, requiriendo menos esfuerzo para que podamos estar verdaderamente renovados.

    Dios hace todas esas cosas y mucho más. Él quiere que pongas tu mente en Él, en Su amor, en Su capacidad para satisfacer tus necesidades. Si lo sigue, Él será tu pastor que te llevará a lugares de descanso, incluso en medio de todos los problemas de la vida. ¿Cómo descansar tu mente? Confiando en Aquel que siempre está pensando en ti.

    2. Dios quiere restaurarte (Salmo 23)

    A veces podemos estar muy preocupados y terminamos tomando decisiones muy malas que nos afectan no solo a nosotros, sino también a nuestros seres queridos. Terminamos perdiendo mucho pero Dios quiere restaurarnos. Dios no solo quiere restaurar lo que tenías, sino más importante aún, quiere restaurar tu espíritu, tu corazón.

    Nos preocupamos demasiado por las cosas que suceden cada día. Cuando nos preocupamos, olvidamos otras cosas que nos gustaría hacer y tendemos a descuidarnos a nosotros mismos. Pasamos tanto tiempo tratando de ganar más dinero o haciendo cosas para complacer a los demás que incluso olvidamos lo que más queremos. Olvidamos quiénes somos en realidad mientras luchamos por mantenernos a flote.

    Querido amigo, eso no es lo que Dios quiere para ti. Dios no solo quiere proveer para ti, sino que también desea sanarte de nuevo. Quiere restaurarte. Nuestra alma es lo que nos da vida y sentido. Es la suma de quiénes somos, lo que nos gusta, lo que amamos y cómo nos sentimos acerca de las cosas que suceden a nuestro alrededor.

    Cuando éramos niños, siempre hablamos de lo que queremos ser cuando crezcamos. Tenemos sueños y ambiciones y no había límites en lo que pensamos que podemos convertirnos. Pero cuando nos convertimos en adultos, comenzamos a enfrentar más responsabilidades como pagar nuestras facturas, la matrícula, mantener a nuestras familias y la lista continúa.

    Empezamos a preocuparnos a medida que la vida se vuelve más difícil cada día. Cuando eso sucede, comenzamos a perder nuestra visión del futuro a medida que continuamos lidiando con problemas y plazos más urgentes. También nos encontramos con personas que nos rompen el corazón e incluso el espíritu.

    Menos mal, Dios puede ocuparse de las cosas que nos preocupan. Es más, quiere devolvernos lo que hemos perdido en el camino. Aquí hay algunas cosas más que Dios puede hacer si confiamos en Él:

    1. Dios quiere restaurar tu alma

    A medida que continuamos confiando en Dios para nuestras necesidades e inquietudes diarias, también podemos confiar en que Él nos restaurará y refrescará, e incluso reiniciará nuestras vidas. Podemos comenzar a pensar en nuestras pasiones nuevamente, como escribir o viajar, o pasar tiempo de calidad con familiares y amigos. Cuando estamos libres de preocupaciones, también somos libres de dedicar más tiempo a meditar en la Palabra de Dios. Me encanta cómo dijo el salmista:

    “Mi vida está estancada en la tierra. ¡Ahora hazme vivir de nuevo según tu promesa!" (Salmos 119: 25)

    2. Dios quiere restaurar tu honor.

    Nuestro juicio se nubla cuando nos preocupamos demasiado y terminamos tomando decisiones muy malas. También nos volvemos más propensos a aquellos que quieren aprovecharse de nosotros, aquellos que parecen ofrecer ayuda solo para poder quitarnos. Terminamos perdiendo más al final y, desafortunadamente, algunas personas incluso nos mirarían con desprecio cuando esto sucede.

    El Salmo 23 dice que Dios nos lleva a "sendas de justicia (justicia, reivindicación)". No se trata de que Dios nos enseñe a comportarnos correctamente, sino de que Dios nos de lo que es legítimamente Suyo. Uno de los muchos nombres de Dios es "Jehová Tsidkenu", Dios nuestra justicia, como se menciona en este versículo:

    “En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; Ahora bien, este es su nombre por el que será llamado; "El SEÑOR justicia nuestra". (Jeremías 23: 6)

    Cuando confías en Dios, Él te muestra el camino que seguramente traerá justicia para restaurar lo que has perdido. También te libera de cualquier vergüenza o culpa y te devuelve a tu legítima posición de honor. ¿No es asombroso? Dios no solo provee para que no tengas que preocuparte, sino que también te da una manera de volver a estar completo. ¡Él es verdaderamente un Dios maravilloso y amoroso!

    Piensa en personas o circunstancias que te han dejado cansado y quebrantado, lo que te ha hecho pensar en renunciar a la vida. Sigue confiando en Dios para que te guíe y espera que la vida cambie y mejore. ¡Quién sabe lo que Dios hará por ti! Espera lo mejor de tu Creador.

    Te invitamos a leer: Jesús es la puerta (Juan 10). Significado

    3 ¿Te sientes perdido y confundido? (Salmo 23)

    El Salmo 23 habla de cómo Dios es nuestro pastor que nos provee y nos restaura. Cuanto más confiamos en Él, menos tendemos a preocuparnos. Sin embargo, hay momentos en nuestras vidas en los que nos sentimos perdidos y confundidos, y es muy difícil pensar que Dios todavía está con nosotros. O tomamos malas decisiones o nos atascamos cuando nos sentimos perdidos. No podemos seguir adelante. Durante estos momentos, Dios todavía está contigo y está ahí para guiarte cuando te sientas perdido y confundido.

    El Salmo 23: 4 nos dice cómo Dios está con nosotros incluso durante esos días oscuros. La vida no es un lecho de rosas ni una colina cubierta de hierba. En nuestro viaje por la vida, habrá valles, profundos y oscuros, que tendremos que atravesar para seguir avanzando. Puedes estar caminando a plena luz del día, pero en tu corazón está confundido y no tienes idea de lo que sucederá a continuación.

    Es como si estuvieras cubierto por una sombra parecida a la muerte y casi tienes miedo de dar un paso o tomar una decisión, porque te sientes como si estuvieras cometiendo un error, pero tampoco estás seguro. Te sientes perdido aunque sabes por qué estás ahí. Recuerdo los primeros días en que estábamos incursionando en los negocios.

    Un día en particular, me sentía perdida y confundida, y casi quería rendirme. Estaba acostada en el sofá, de cara a la pared, y estaba orando: "¡Dios, ya no quiero hacer esto!" Menos mal, no nos dimos por vencidos. Nos dimos cuenta de que Dios había estado con nosotros todo el tiempo mientras nuestros problemas se resolvían uno por uno. Había preparado todas las soluciones y todas llegaron en el momento adecuado.

    Solo teníamos que ser pacientes y seguir confiando en Él. Como el pastor en el Salmo 23, Dios está con nosotros sin importar a dónde vayamos, ya sean pastos verdes o valles oscuros. Cuando nos damos cuenta de eso, comenzamos a preocuparnos menos por las cosas que puedan suceder en el camino. Dios se asegura de que estemos siempre en el camino correcto.

    1. Dios nos protege, incluso cuando no vemos los peligros que nos rodean

    El pastor usa su vara para proteger a las ovejas de los lobos y otros depredadores. Es como un bastón que puede usar para golpear al enemigo para que su rebaño pueda atravesarlo con seguridad. Los depredadores son muy buenos para esconderse en la oscuridad para esperar a sus presas, y el pastor lo sabe. Mira a tu alrededor, listo para matar al enemigo, mientras que a las ovejas ni siquiera les importa hacia dónde van.

    Dios es así. Él siempre está aquí para protegernos de aquellos que quieren destruirnos o robarnos. La mayoría de las veces, no somos conscientes de los planes que la gente nos ha puesto en contra, pero Dios lo sabe. Y porque él sabe, puedes evitar que nos sucedan cosas malas deteniendo al enemigo en seco, para que ni siquiera tenga la oportunidad de hacernos daño.

    2. Dios nos guía especialmente cuando no vemos hacia dónde nos dirigimos

    Hay momentos en los que tenemos que tomar una decisión que cambiará nuestra vida. La mayoría de las veces, las opciones parecen buenas y no parece haber forma de saber cuál es la mejor para nosotros. Y luego está la rara ocasión en que no vemos una opción y estamos atrapados en el lugar donde estamos. Nos sentimos perdidos y confundidos, y olvidamos que Dios siempre está con nosotros.

    Dios siempre está aquí para ayudar. Como un pastor, usa el gancho de su bastón para señalarnos suavemente la dirección correcta. Él habla a nuestro corazón o nos da sueños, o usa a las personas para advertirnos, para que no caminemos por lugares peligrosos o nos perdamos. Sobre todo, nos ha dado la Biblia para leer y conocerlo más, para que podamos confiar más en él y dejar de preocuparnos.

    ¿Te sientes perdido y confundido en este momento? Cree que Dios se preocupa y que él está cuidando de ti. Él está aquí para protegerte y guiarte por el camino correcto. Saldrás de ese valle sabiendo que Dios siempre te está guiando.

    4 Cuando los enemigos te rodean (Salmo 23)

    ¿Qué haces cuando sientes que la gente está en tu contra? ¿A quiénes consideras como tus enemigos? ¿Cuáles son las cosas a tu alrededor que te hacen la vida más difícil? Anteriormente, aprendimos que Dios es nuestro buen pastor y nos conduce a lugares de provisión. Él también nos hace descansar para que podamos refrescarnos y restaurarnos en medio de todas las preocupaciones.

    Dios restaura nuestro honor, devolviéndonos al lugar que nos corresponde, ese que pudimos haber perdido cuando la gente trataba de hacernos daño. Él también está con nosotros dondequiera que vayamos, incluso en los momentos más oscuros de nuestra vida. Y Él está ahí para protegernos y guiarnos cuando nos sentimos perdidos.

    ¡Estoy tan emocionado de contarles lo que aprendí acerca de un Dios en este versículo! Se han realizado varios estudios sobre el Salmo 23, y es muy rico en significado. Aunque es posible que no puedas mostrárselo todo, estoy segura de que serás bendecido con este breve artículo. Leí el versículo anterior, Salmo 23: 4, e imaginé en mi mente un rebaño de ovejas atravesando un valle profundo y oscuro.

    En ese valle había lobos que se escondían detrás de los árboles y arbustos, listos para atacar. Pero también estaba el pastor que sabía lo que estaba pasando, y se adelantó para golpear a los enemigos con su vara para proteger a las ovejas antes de que los lobos tuvieran la oportunidad de atacar. Esta imagen me recuerda que en nuestra vida, estamos rodeados de enemigos que están mirando para atacarnos o vernos fallar.

    Casi tengo miedo de hacer cualquier cosa cuando pienso en esto, siempre pensando en lo que dirán los demás si cometo un error. El Salmo 23: 5 nos asegura que en medio de todos estos peligros, Dios todavía está con nosotros y nos prodiga con sus bendiciones. Puedo imaginar una mesa de banquete frente a mí, llena de la más deliciosa comida.

    Al mismo tiempo, imagino gente mala, gente que me odia, mirándome a través de las ventanas de vidrio mientras disfruto de la comida que me preparan. Es casi como si Dios me estuviera mostrando algo, y siento que soy su persona favorita. El Salmo 23: 5 nos da algunas pistas sobre cómo Dios nos muestra la victoria. Debemos tener en cuenta lo siguiente:

    1. Dios prepara tus bendiciones cuidadosamente

    Nuestro pastor nos ama tanto que prepara cuidadosamente sus bendiciones para complacernos. Dios sabe lo que te gusta o no te gusta, él sabe cuáles son tus favoritos. Sabe cómo hacerte sonreír y cómo sorprenderte. Más importante aún, Dios sabe lo que esperas y piensa en formas de superar eso y hacerte aún más feliz. ¡Dios te ama así!

    2. Dios te bendice tanto para prosperar

    El Salmo 23: 5 habla de ungir la cabeza con aceite para recibir o mostrar hospitalidad. Te muestra lo especial que eres para Él. El aceite también es un símbolo de riqueza o prosperidad. Dios no solo quiere derramar sus bendiciones sobre ti, quiere hacerte prosperar.

    Sus bendiciones pueden ser en forma de riqueza, salud, sabiduría para tu trabajo o negocio, o belleza por dentro y por fuera. El Señor quiere darte todas estas cosas, así que ¿por qué no pedirlas todas?

    3. Dios te bendice tanto para que puedas ser una bendición para los demás.

    En el Salmo 23: 5, el salmista dijo que la “copa rebosa”, no de agua sino de buen vino, símbolo de felicidad. ¡Las bendiciones de Dios te harán tan feliz que no podrás ocultárselo a las personas que te rodean! También tendrás más que suficiente para bendecir a otros. Al final, tendrás más alegría en tu corazón y querrás compartir tus bendiciones nuevamente.

    Querido amigo, Dios te ama tanto y desea bendecirte, incluso en medio de todos los peligros y hostilidad de este mundo. Sigue confiando en Él y deja que Él te guíe. Descubrirás que todas tus preocupaciones serán respondidas una por una. Comienza a confiar en Él y comenzarás a dejar de preocuparte a medida que veas más de Sus bendiciones.

    ¿Estás ahora más emocionado de confiar en Dios? Será difícil al principio, pero recuerda que Él está aquí para ayudar. Permíteme animarte más a medida que avanzamos en este estudio.

    5. Confía en Dios y atrae bendiciones en tu vida (Salmo 23)

    Ya hemos compartido antes que las ovejas se asustan fácilmente, por lo que el trabajo del pastor es hacer que las mismas se acerquen a él. Hemos estado aprendiendo sobre cómo Dios es nuestro buen pastor que se preocupa por nosotros y nos guía, y espero haber podido animarte a venir a Dios y confiar en Él.

    Escribir sobre el Salmo 23 me ha hecho muy feliz y si lees cada artículo sobre cada versículo del Salmo 23, descubrirás fácilmente por qué. ¡Ahora, a nuestra lección! Leamos el Salmo 23: 6. ¿Cómo atraemos las bendiciones de Dios? Cuando dejamos que Dios sea nuestro pastor, confiamos en Él todos los días para satisfacer nuestras necesidades y darnos los deseos de nuestro corazón, levantarnos y restaurar lo que hemos perdido.

    Buscamos seguir Su dirección, sabiendo que Él siempre nos protege y esperamos que nos de muchas bendiciones. Entonces empezamos a preocuparnos menos porque sabemos que Dios tiene todas las respuestas. También aprendemos a esperar pacientemente a que Su provisión llegue en el momento adecuado. ¡Pero eso no es todo! Cuando elegimos confiar en Dios, Él hará estas cosas cada minuto, cada hora, ¡todos los días! El siempre esta aquí para nosotros.

    1. La bondad de Dios te trae salud, prosperidad y felicidad

    La bondad o el favor de Dios te seguirá a todas partes y está ahí para bendecirte. Su propósito es mantenerte en buena salud para que puedas disfrutar de todo lo que Dios te dará. Está ahí para bendecir las relaciones con tu familia, amigos y colegas. Te favorece para que prosperes tu negocio y te genere más ingresos. Estés donde estés, la bondad de Dios está ahí para ti, para que puedas vivir una vida más feliz.

    2. La misericordia y la misericordia de Dios siempre están disponibles para ti

    No somos perfectos la mayor parte del tiempo y habrá días en los que será demasiado difícil confiar en Dios. A veces, terminamos lastimando a las personas, principalmente porque estamos demasiado preocupados o distraídos con la vida. Cuando esto sucede, la misericordia de Dios está contigo para perdonarte y ayudarte a restaurar lo que se rompió.

    Él te ama tanto que incluso cuando te olvidas de Él, Él todavía está ahí cuidándote, como un buen pastor. Puedo imaginar a Dios aprovechando cada oportunidad para mostrarte Su amor, enviando ayuda de todas las formas posibles, hasta que no tengas más motivos para no confiar en Él. Te ama demasiado para dejarte ir.

    3. ¡La bondad y la misericordia de Dios te persigue todo el día!

    Una traducción literal del Salmo 23: 5 dice que seguramente, sin lugar a dudas, la bondad y la misericordia de Dios no solo te seguirán, sino que te perseguirán todos los días. Si huyes de Sus bendiciones, correrá tras de ti. Cuando te quedas en casa, la bondad de Dios permanece contigo.

    Si te vas a trabajar, Su bondad te seguirá allí. La bondad y la misericordia de Dios te seguirán dondequiera que vayas, no solo de vez en cuando, ¡sino durante todo el día y la noche! Finalmente, después de enumerar y pensar en las muchas cosas que Dios ha estado haciendo por él, el salmista decide morar en la casa de Dios para siempre.

    ¡Me encantaría decir lo mismo! Habitar en la casa de Dios es estar con Él todos los días, consciente de que Él está aquí con nosotros, siendo el buen pastor de quienes confiamos en Él. Pero, ¿cómo lo seguimos? Jesús nos asegura:

    "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen" (Juan 10:27).

    Cuando elegimos confiar en Dios, Él nos ayuda a seguirlo. En mi experiencia, leer la Biblia y hablar con mis hermanos en la fe me ha ayudado mucho. Hay paz en mi corazón en medio de todos los problemas, y sé que estoy donde Dios quiere que esté. Es muy difícil de explicar, pero lo sabrás cuando empieces a confiar en Dios. Recuerda, Él siempre está ahí para ti. Él es tu Pastor bueno y amoroso.

    Echa un vistazo a: Cómo Guía Dios – Conociendo Su Voluntad

    Pensamientos finales

    Ese es el final de nuestro estudio sobre el Salmo 23. Pensar en la bondad y la misericordia de Dios me hace muy feliz, y definitivamente volveré y leeré cada versículo de vez en cuando. Oro para que veamos más claramente todas las cosas grandes y pequeñas que Dios obra a nuestro alrededor, para que podamos confiar más en Él. Déjame saber lo que Dios está haciendo por ti dejando un comentario a continuación. ¡Estaré emocionada de saber acerca de la bondad de Dios en tu vida! ¡Gracias por tu tiempo y ten más días bendecidos por delante!

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano