Significado de El tiempo de Dios es perfecto según la biblia

El significado de El tiempo de Dios es perfecto está basado en la soberanía del Señor y el propósito que tiene con cada uno de sus hijos. Por esta razón no hay que afanarse ni precipitarse, ya que todo está en las manos del Todopoderoso. Solamente debemos confiar en él y en sus promesas divinas, y él hará.

Te invito a leer: Eclesiastés 3: Todo Tiene Su Tiempo. Explicacion

Índice De Contenidos

    El Significado de El tiempo de Dios es perfecto según la biblia

    Debemos comprender que nuestro tiempo no es el mismo que el tiempo de Dios. En el antiguo griego, se emplean los términos cronos y kairos para hacer alusión al tiempo. Cronos se refiere al lapso de tiempo, al que se puede medir con relojes y calendarios, el cual es de fácil comprensión para las personas, y pensamos que este tiempo es el mismo que utiliza Dios. Esto se puede ver en su palabra:

    “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, Y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así que hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno” (Génesis 1: 14-18)

    Sin embargo, el tiempo de Dios se mide con el vocablo kairos, que se refiere al tiempo oportuno, es el tiempo favorable, señalado y preciso. El kairos hace referencia al tiempo plasmado en el cielo que se revela en el mundo para bendecirnos.

    De esta manera, el significado de El tiempo de Dios es perfecto corresponde a que no manejamos el mismo tiempo que Dios, ya que él usa un tiempo que se manifiesta de forma sobrenatural y que no corresponde a la misma dimensión terrenal.

    Te puede interesar leer: Jesucristo es el camino la verdad y la vida. Reflexión

    Dios es llamado también el Dios eterno, que proviene del hebreo “Olam” que significa “eterno o eternidad”. El tiempo está contenido en la eternidad, como en algo de donde recibe su ser y su unidad. La eternidad es la que constituye el tiempo, la fuente desde donde éste mana  y aquello que le da sentido. Así que Dios posee el dominio de todas las cosas, y por eso debemos descansar y esperar en el, porque en su tiempo obrará.

    El tiempo perfecto de Dios “Kairos” podemos apreciarlo en muchos pasajes bíblicos donde se hace referencia a este tipo de tiempo que a veces nos cuesta entender porque sobrepasa nuestro entendimiento. En el libro de Romanos podemos ver que Cristo muestra el dominio del tiempo: “Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos” (Romanos 5:6)

    La frase “a su tiempo” nos indica el control total que Dios tenía para controlar la muerte de Cristo, la cual se llevó a cabo como parte del plan divino de Dios para liberarnos de la esclavitud del pecado. Pero todo lo hizo a su tiempo.

    Por otro lado, en nuestro tiempo “Cronos” podemos llegar a pensar que Dios no nos escucha y que está tardando en cumplir su propósito en nosotros. Pero ciertamente Dios es soberano y a su tiempo obrará si esa es la voluntad del Padre.

    En la biblia, se puede visualizar que las personas buscaban desesperados a Jesús para sanación y se maravillaron del Poder que tenía incluso para resucitar a los muertos, tal como se puede apreciar en este pasaje:

     “Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto.Y Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, te doy gracias por haberme escuchado. Yo sabía que siempre me escuchas; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado.» Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: «¡Lázaro, ven fuera!» Y el que había muerto salió, con las manos y los pies envueltos en vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.” (San Juan 11: 40-44)

    De esta manera los milagros se hacen presentes cuando Dios lo dispone y no cuando nosotros lo queremos. Así trabaja el Señor, con el tiempo de Kairos que es eterno y no con nuestro tiempo que es limitado.

    En la biblia no se resalta el tiempo cronos sino que que se centra en el tiempo perfecto de Dios que es el Kairos, donde se manifiesta la voluntad del Señor, donde se visualiza la revelación divina y sobrenatural del Poder de Dios sobre todas las cosas, para así llevar a cabo sus propósitos para cada uno de nosotros y para la humanidad en general.

    Debemos comprender que Jehová no se guía por ningún reloj para hacer cumplir su voluntad, ya que su tiempo le pertenece al cielo y no existe un momento determinado para accionar. Por esta razón no hay nada imposible para él

    En este sentido, Dios quiere sacarnos del tiempo cronos y guiarnos a su tiempo, al Kairos. Pero nuestra impaciencia y afán  no nos permite avanzar y no nos deja entender el propósito que Dios tiene, ya que nos falta fe para esperar en él, porque nos cuesta creer y esperar y por eso nos adelantamos a los hechos, queriendo hacer las cosas a nuestro modo y en nuestro tiempo que es limitado. Así que las cosas tienden a salirnos mal porque sencillamente no tenemos el control de todo.

    Como podemos esperar en el tiempo de Dios

    Como creyentes cuando buscamos en nuestra vida el propósito de Dios, nos puede tomar algo de tiempo y tendremos que aprender a esperar y confiar en el perfecto tiempo de Dios. Pero el Señor usa esos periodos de espera para tu preparación y te prueba en tu fe. Esto nos puede inquietar y a veces podemos decaer.

    Significado de El tiempo de Dios es perfecto
    Significado de El tiempo de Dios es perfecto

    La biblia nos muestra que esto ocurría en el tiempo de Moisés donde los israelitas reaccionaron de esta forma: “pero el pueblo se impacientó con tan larga jornada y comenzó a hablar contra Dios y Moisés: ¿Por qué nos sacaron de Egipto para morir aquí en el desierto? —Se quejaron—” (Números 21:4-5).

    En este sentido, los israelitas siempre buscaban motivos para quejarse de todo lo que les daba el Señor, se quejaban de todo, de la comida, del cansancio, de esperar. Esto suele pasar cuando estamos esperando en nuestro tiempo a que sucedan las cosas.

    Pero si esperamos en el tiempo de Dios, en el tiempo de Kairos, podemos descansar en el Señor, reconociendo su poderío y majestad para hacer las cosas posibles. La palabra de Dios nos dice lo siguiente: “El entusiasmo sin conocimiento no vale nada; la prisa produce errores” (Proverbios 19:2)

    De esta manera resulta frustrante estar apurados para que Dios actúe como nosotros queremos que lo haga, ya que nuestro señor nunca tiene prisa, él es el dueño del tiempo.

    Así que es inútil porque cuando tratamos de hacer las cosas a nuestra manera, nos metemos en problemas y no resolvemos nada, al contrario muchas veces cometemos errores que nos desvían del propósito de Dios.

    Así que el Señor nos dice lo siguiente: “Quédate quieto en la presencia del Señor, y espera con paciencia a que él actúe… No pierdas los estribos, que eso únicamente causa daño.” (Salmos 37:7-8)

    Descansar puede ser un acto de fe

    Cuando descansas en Dios, manifiestas tu fe y la confianza que tienes en su palabra. Pero no se trata de quedarse sin hacer nada, ya que él nos demanda a que oremos y lo busquemos en espíritu y en verdad, leyendo su palabra, alabándolo y adorándolo en todo momento.

    La biblia nos enseña que cuando Jesús y sus discípulos se quedaron atrapados en una gran tormenta, Jesús estaba durmiendo y los discípulos se encontraban desesperados tratando de resolver la situación por sus propios medios. Tal como lo dice su palabra:

    “En esto se desató una tormenta, con un viento tan fuerte que las olas caían sobre la barca, de modo que se llenaba de agua. 38 Pero Jesús se había dormido en la parte de atrás, apoyado sobre una almohada. Lo despertaron y le dijeron: —¡Maestro! ¿No te importa que nos estemos hundiendo? Jesús se levantó y dio una orden al viento, y dijo al mar: —¡Silencio! ¡Quédate quieto! El viento se calmó, y todo quedó completamente tranquilo” (Marcos 4: 37-39)

    En este sentido, cuando estamos en medio de la tormenta, atravesando por momentos muy adversos, ciertamente podemos llegar a pensar de que Dios no nos escucha y que está dormido ante nuestras peticiones. Pero si confiamos y le pedimos de corazón, hallaremos su gracia en nuestra vida.

     Quizás no obtendremos lo que queremos, pero si recibiremos lo que necesitamos en ese momento. Así que Dios trabaja de forma misteriosa y para comprenderlo debemos internalizar el tiempo Kairos, aunque suene difícil, podemos hacerlo si vamos de la mano con nuestro Padre Celestial.

    10 Versículos sobre el tiempo de Dios - Kairos

    El significado de El tiempo de Dios es perfecto está en nuestro interior, ya que allí hallaremos las respuestas que estamos buscando. El tiempo de Dios es el tiempo Kairos y sobre pasa todo entendimiento, no tiene límites y no se sujeta a nada ni a nadie. Dios es superior a nuestro tiempo terrenal, al cronos.

    Por lo cual si buscamos el rostro de Dios y esperamos en él, podremos descansar y dejar a un lado el afán y el estrés que nos quita la paz. Los versículos bíblicos nos pueden aclarar lo que realmente significa el tiempo de Dios:

    1.- Eclesiastés 3:18

    “Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, tiempo de reflexionar, y tiempo de paz”

    2.- Eclesiastés 3:11

    “Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin”

    3.- Salmos 31:15

    “En tu mano están mis tiempos; Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores”

    4.- Habacuc 2:3

    “Aunque parezca que se demora en llegar, espera con paciencia, porque sin lugar a dudas sucederá. No se tardará”

    5.- Isaías 40:31

    “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”

    6.- 2 Pedro 3:8-9

    “Para el Señor, un día es como mil años y mil años son como un día. En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes”

    7.- Lamentaciones 3:24-26

    “Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová”

    8.- Mateo 16:3

    “Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!”

    9.- Juan 7:6

    “Entonces Jesús les dijo Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto”

    10.- 2 Timoteo 4:2

    “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina”

    Puedes leer: 12 Promesas De Dios En La Biblia. Explicación Y Bases Bíblicas

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir