12 Promesas De Dios En La Biblia. Explicación Y Bases Bíblicas

La Biblia está llena de las promesas de Dios. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, podemos leer sobre personas normales que recibieron estos pactos. Los mismos, están sellados por la máxima autoridad, la palabra de Dios.

Cuando Dios hace una promesa a su pueblo, se cumplirá. ¿Qué es una promesa? Una promesa es un pacto o una declaración de que se hará exactamente lo que se dice, o de que algo sucederá tal como se expresó.

Promesas de Dios
Promesas de Dios
Índice De Contenidos

    Promesas de Dios

    No somos el Salvador del mundo, pero estamos destinados a vivir y prosperar en su servicio. Comprender las profecías bíblicas es clave para incorporar plenamente nuestro potencial dado por Dios. Aquí te mostramos 12 promesas de Dios que están en las escrituras.

    Aunque es posible que ya podamos recitarlas de memoria, creerlas y vivirlas realmente puede ser un desafío. Así que te invito a leer estas palabras nuevamente, palabras que fueron escritas sobre ti mucho antes de tu nacimiento:

    Promesa 1: Si esperas en el Señor, tus fuerzas serán renovadas (Isaías 40:31)

    De las promesas de Dios, esta es una de las más hermosas, y se puede aplicar a nosotros hoy. Si esperamos en Dios, él aparecerá, y renovará nuestro ser.

    Cuando estés desanimado, pensando que ya no puedes más, que tu tiempo de partir ha llegado, recuerda esta promesa. Recuerda que Dios tiene el poder de renovar tus fuerzas si así lo desea. Apóyate en Él, y recibe una renovación como el águila.

    Promesa 2: Busca primero a Dios, y todas las cosas serán añadidas (Mateo 6:33)

    A medida que avanza la vida, olvidamos nuestro fundamento como pueblo de Dios. A veces comenzamos a colocar otras cosas ante el Señor, y este versículo es un recordatorio perfecto de las promesas de Dios, que si lo ponemos primero en todas las cosas, tendremos nuestra recompensa.

    Buscar el reino de Dios y su justicia abrirá la puerta a todas las demás necesidades en este mundo. Necesidades financieras, relaciones e incluso pequeños detalles que pueden pasarse por alto.

    Promesa 3: Todos los que reciben a Jesús, podrán ser llamados hijos de Dios (Juan 1:12)

    Esta es una de las más importantes promesas de Dios, ya que entra en el contexto de la salvación. Si crees y recibes a Jesús, él te dará el poder de convertirte en un hijo de Dios. No necesitas trabajar para tu salvación; es un regalo de Dios cuando simplemente creemos en él.

    Promesa 4: Si amas a Dios, todas las cosas (sean buenas o malas) te ayudarán para bien (Romanos 8:28)

    A veces la vida no resulta como pensábamos que sería. A veces, circunstancias fuera de nuestro control entran en nuestra vida y nos ponen en un lugar de lucha o dolor. Incluso cosas malas le suceden al pueblo de Dios, pero Pablo escribió "todas las cosas funcionan juntas para bien".

    Promesa 5: Nada te separará del amor de Dios

    Vivimos en un mundo pecaminoso lleno de promesas y relaciones condicionales. A veces, incluso los más cercanos a nosotros nos decepcionan. A pesar de esta realidad, nuestra mayor necesidad es ser amados incondicionalmente.

    Queremos ser amados con un amor perfecto, sacrificado y para siempre a pesar de nuestros defectos por alguien que nos conoce íntimamente. Además, queremos ser apoyados e inspirados por ese amor no solo para ser mejores personas, sino también para dejar impresiones duraderas en esta tierra.

    Dios nos proporciona eso como nadie más puede hacerlo. Eso es lo que los teólogos han querido expresar a lo largo de los años al decir que tenemos un agujero en forma de Dios en nuestro corazón; hay un espacio con el que fuimos creados que solo Dios puede llenar. Y el amor que fue determinado para que nosotros necesitaramos es fuerte e inquebrantable.

    El apóstol Pablo, quien fundó la iglesia primitiva, escribe:

    Nada podrá separarnos del amor de Dios
    Nada podrá separarnos del amor de Dios

    Esta es una de las promesas de Dios más maravillosas, que nos amó, nos ha amado, y nos seguirá amando hasta el final de los tiempos. Ha sido tan así, que ha dado a su hijo en sacrificio para darnos el regalo más preciado que puede existir “la salvación”.

    Promesa 6: Nunca estarás solo

    Dios siempre está contigo, y debes tenerlo presente. Cuando tu corazón está roto, Dios está allí para consolarte. Cuando nadie más te entiende, el Creador de tu corazón lo hace y envía al Consolador, el Espíritu Santo, para ayudarte.

    Cuando te sientas excluido, aislado o rechazado, recuerda las heridas en las manos de tu Salvador, heridas que hablan mucho de la comprensión de tu dolor y te amaron infinitamente.

    ¿Realmente entiendes la magnitud de la promesa de Dios de nunca dejarte? La Biblia lo proclama enfáticamente al afirmar que:

    Incluso si tu padre y tu madre te abandonan, el Señor te mantendrá cerca (Salmo 27:10).

    Las promesas de Dios te aseguran que tienes un padre, y un amigo que nunca te abandonará.

    Promesa 7: Serás redimido y tendrás un hogar eterno en el cielo

    El salmo 121 describe a Dios como nuestro protector inagotable que nos da un hogar eterno. El salmista nos asegura:

    "El Señor vela por ti, el Señor es tu sombra a tu diestra... El Señor te protegerá de todo daño, velará por tu vida; El Señor velará por tus idas y venidas". Ahora y para siempre”.

    Adoramos a un Dios que nunca nos abandona, y él quiere una relación con nosotros tanto en esta vida como más allá. Hemos sido bendecidos con las promesas de Dios a través de la fe en Jesucristo. Es por su sangre que hemos sido lavados y aceptados por nuestro Dios santo.

    Este plan de redención fue tarea de Cristo, y todo se hizo con amor (Juan 3:16). El Espíritu Santo te está llamando hoy, recordándote todo lo que Dios ha hecho por ti y quiere estar en tu vida. Míralo, toma su mano, experimenta su salvación.

    Promesa 8: Dios te formó, y tiene un plan especial para tu vida

    El Dios que creó la creación y su plan de redención a través de Jesús también te creó a ti. El salmista alaba la obra de Dios en el Salmo 139  diciendo: "Porque fuiste tú quien formó mis partes internas; me uniste en el vientre de mi madre.

    Dios tiene un plan especial para tu vida que se extiende más de lo que puedas imaginarte. El salmista continúa: "Tus ojos vieron mi sustancia no formada. En tu libro se escribieron todos los días que se formaron para mí, cuando ninguno de ellos todavía existía". Esto significa que tu existencia no es un error.

    Promesa 9: El plan de Dios para tu vida es la esperanza y no el daño

    Nuestro mundo conoce el quebrantamiento y el pecado, pero Dios conoce la esperanza y la restauración. Jeremías 29:11 dice que el Señor no tiene planes de daño para ti sino de paz y esperanza. '"El plan de Dios para tu vida incluye esperanza y un futuro próspero, o uno en el que tengas paz.

    Salmo 103 enumera muchas formas en que Dios quiere bendecirte. El salmista exclama:

    "Alabado sea el Señor, alma mía, y no olvides todos sus beneficios: quien perdona todos tus pecados y cura todas tus enfermedades, quien redime tu vida del abismo y te corona con amor y compasión, quien satisface tus deseos”.

    Dios está velando por tu bienestar, y trabajando diariamente para tu renovación, integridad y sanación. Además de bendecirnos, Dios tiene grandes sueños para nuestras vidas, y nos invita a seguir. La obediencia a menudo requiere fe y riesgo, pero Dios se deleitará en tu dependencia hacia Él y siempre estará allí para apoyarte.

    Promesa 10: El riesgo que Dios te está llamando a tomar vale la pena

    Fuiste creado con un propósito, pero no puedes lograr ese propósito sin obediencia. Debemos estar dispuestos a confiar en el Creador y salir, tomando su mano por fe. Figuras importantes en la Biblia arriesgaron mucho.

    Por ejemplo, podemos estudiar las historias de los patriarcas del Antiguo Testamento o de Pablo en el Nuevo Testamento para discernir el riesgo saludable a través de elementos comunes. Es importante destacar que el riesgo que Dios nos llama a tomar será calculado, no temerario, se basará en la fe, no en el miedo, y se basará en nuestra identidad.

    Requerirá que enfrentemos la incertidumbre, ¡e incluso que seamos persistentes en esa incertidumbre, que es doblemente difícil! Sin embargo, si permaneces fiel y no te rindes, la Biblia promete una rica cosecha (Gálatas 6: 9) Incluso si el resultado es diferente de lo que esperabas, Dios hará todas las cosas para tu bien (Romanos 8:28) y desbloqueará la aventura de una relación de fe vibrante.

    Promesa 11: Tienes una fortaleza especial disponible a través de la fe: el poder de Cristo

    Si te enfrentas a una batalla cuesta arriba, repítete este versículo frecuentemente:

    "Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo, que me fortalece" (Filipenses 4:13).

    Dios nunca te llamará a un lugar y te dejará desatendido. Ten la seguridad de que Dios está luchando por ti. Su favor te rodeará como un escudo (Salmo 5:12). Tienes un aliado insuperable en nuestro Dios, porque si Dios es para ti, ¿quién puede estar en tu contra (Romanos 8:31)?

    Promesa 12: Dios escuchará tus oraciones y se moverá a través de ellas

    En Juan 14: 13-14 dice que cualquier cosa que pidamos en el nombre de Jesús nos será concedida. Si bien no podemos controlar la respuesta de Dios a nuestras solicitudes, la oración abre la puerta para que Dios actúe a través de nuestra creencia. Además, podemos seguir confiando en que Dios nos ha escuchado y experimentar su paz, ya que es una de las promesas que nos ofrece la biblia.

    Las promesas de Dios son esperanza de vida y bienestar. A través de estas, podemos estar seguros de que si andamos en los caminos de nuestro Señor, no solo tendremos asegurada la salvación, sino también una vida de protección y de seguridad, porque todas las cosas nos ayudarán para bien.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información