Varón conforme al corazón de Dios. 7 Características a Considerar

Un varón conforme al corazón de Dios es aquel que entrega su vida por completo y hace la voluntad de Dios. El corazón según la biblia es aquel donde residen las emociones, sentimientos, pensamientos que se revelan en nuestro interior.

Te puede interesar leer: Mi identidad como hijo de Dios según la biblia

Por lo cual el corazón es el centro de nuestro ser, ya que se encarga de controlar el comportamiento de la humanidad porque ahí nace la vida. Tal como lo expresa la palabra: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (1 Proverbios 4:23)

Así que debemos proteger, cuidar, disciplinar y fortalecer nuestro corazón y no dejar que las cosas del mundo lo corrompan y podamos actuar de forma contraria a la voluntad de Dios.

Índice De Contenidos

     Varón conforme al corazón de Dios. David un ejemplo a seguir

    Ser un varón conforme al corazón de Dios implica dejar de lado tu vida y tus intereses, para confiarle todo al Señor. Un ejemplo de ellos es David, quien siendo un pecador, se arrepintió de corazón y reconoció su culpa con sinceridad. Fue un personaje bíblico que resalta porque no dudó en hacer la voluntad de Dios. Tal como lo expresa la palabra:

    “Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero” (Hechos 13:22).

    David era un hombre que físicamente no estaba preparado para la batalla, pero aún así tuvo la gracia de Dios para derrotar a Goliat, porque Dios sentía agrado por él porque conocía su corazón y sabía que él haría la voluntad de Dios a cabalidad.

    Por otro lado David no tenía experiencia y era muy joven. Sin embargo Dios lo hizo Rey, quitando a Saúl de su puesto porque Dios veía lo que los hombres no podían ver. Así que David fue un varón conforme al corazón de Dios y la biblia lo manifiesta:

    “Entonces Dios le dijo a Samuel: «Levántate y échale aceite en la cabeza, porque él es mi elegido». Samuel tomó aceite y lo derramó sobre David, en presencia de sus hermanos. Después de eso, regresó a Ramá. En cuanto a David, desde ese día el espíritu de Dios lo llenó de poder” (Samuel 16:12-13)

    Este pasaje bíblico nos muestra que David tomó el lugar del rey Saúl aún sin tener ni apariencia ni experiencia porque fue ungido por el Señor para asumir ese rol y era de su agrado porque conocía su corazón bondadoso, humilde y obediente.

    En este sentido, ser un varón conforme al corazón de Dios es alguien del agrado de Dios que tiene la disposición de obedecer a Dios y cumplir sus designios. David era un varón que cumplía con estas características y por eso halló gracia delante del Padre y él lo ungió para Glorificar su nombre y dar testimonio de su Poder aquí en la tierra.

    El Señor  honró a David al decir que fue un hombre conforme a su corazón, un título que pocas personas pueden obtener, y esto le sirvió para llegar a ser Rey de toda una nación, pasando de ser pastor de ovejas a un monarca imperioso. Esto solo sucede cuando estás en el corazón del Señor.

    7 Características del varón conforme al corazón de Dios

    Como se expuso anteriormente David era un varón que reunía las condiciones que pedía Dios, y por eso halló gracia delante de sus hijos y lo ungió para que fuera el Rey de todo un país. Todo esto se dio porque David era noble de corazón y Dios podía notar su gran disposición a hacer su perfecta voluntad.

    Sin embargo es interesante estudiar las características de lo que implica ser un varón conforme al corazón de Dios para saber las condiciones que se deben tener para poder agradar a Dios y tener esta unción. Dentro de las características más relevantes encontramos las siguientes:

    1.- La humildad

    David pertenecía a una familia de ocho hermanos y él era el menor, su apariencia no era la de un guerrero, y mucho menos la de un Rey. Se encargaba de pastorear a las ovejas, se dedicaba al trabajo del campo. No era considerado importante para la familia y tampoco para su padre.

    Esto se puede observar cuando Samuel fue enviado por el Señor a la casa de Isaí para coronar a un nuevo rey. El padre de la familia llamó a sus siete hijos para que hicieran acto de presencia delante del profeta. Pero no incluyó a David y ni siquiera quiso buscarlo, lo dio por menos y no lo consideraba apto.

    Sin embargo, David no tenía quejas de su vida, era humilde y aceptaba el lugar que tenía en su familia. Fue un  joven que al parecer no era nada para los demás, pero sí lo era para Dios.

    En este sentido una de las cualidades que todo varón conforme al corazón de Dios debe tener es la humildad, ya que te abre puertas y permite que puedas conocer a personas más preparadas que tú, con más habilidades y que  están dispuestas a ayudarte.

    Además las personas humildes son agradables, caen bien atraen las bendiciones de Dios y a los demás les agrada estar con personas humildes de corazón, que no son vanidosas ni orgullosas. Aceptan su vida de la mejor manera y reconoce las bendiciones, agradeciéndole a Dios por todo. Ve las cosas desde otro punto de vista, siempre positivo y lleno de esperanza.

    2.- La obediencia

    Todo creyente que siga a Dios de corazón, debe obedecer la voluntad del Todopoderoso, y esta característica es fundamental para activar el poder de Dios en nuestra vida y cumplir su propósito, ya que por nuestra propia fuerza no podemos lograrlo.

    En este sentido, aunque David no era valorado por su propia familia, él obedecía a su padre y realizaba las labores que le encomendaba, sin quejarse ni tener mal actitud, por eso Dios lo bendijo en gran manera, haciéndolo Rey de una nación.

    Este personaje bíblico sabía que el camino a la bendición era la obediencia, y esa actitud estuvo presente siempre en su vida, a pesar de que cometió errores y cayó en las tentaciones. Pero él tenía la disposición de ser sumiso y obedecer a su padre, quien le mandaba a hacer labores como pastorear a las ovejas, trabajar en el capo, llevarle la comida a sus hermanos mayores que estaban en la guerra y que le diera información de ellos.

    3.- La valentía

    Si tenemos a Dios como nuestro escudo, la valentía es una de las características que todo cristiano debe tener. David era un varón con ímpetu, fuerza y pasión que no retrocedía ante las adversidades, Por el contrario, se enfrentaba a éstas con fortaleza.

    Te invito a leer: El Poder De Dios. Qué Es Y Cuál Es Su Mayor Prueba

    Por esta razón cuando David se enteró que un filisteo insultaba al ejército de su nación y también al Señor se enfureció y decidió enfrentarlo. No le importó que su oponente fuera más grande y fuerte que él, ni que midiera casi tres metros de altura, ni que fuera un guerrero con experiencia, ni que tuviera el mejor armamento de la época.

    Solamente David necesitaba la gracia del Señor para vencer a su enemigo y al tener esa certeza pudo derrotar a Goliat y glorificar el nombre de Jehová de los ejércitos.

    Su valentía lo convirtió en un gran hombre de la biblia que nos enseña a ser un verdadero hijo de Dios: Humilde, obediente y valiente, con un corazón conforme al corazón de Dios, quien le otorgó el poder divino y le dio la victoria frente al enemigo. Esto lo podemos evidenciar en la siguiente cita bíblica:

    “Pero David le contestó: —¡Y tú vienes a pelear conmigo con espada, y flechas y lanza! Pues yo vengo en el nombre del Dios todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien te has atrevido a desafiar. 46 Hoy mismo Dios me ayudará a vencerte, y te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo alimentaré a los buitres y a las bestias salvajes con los cadáveres de los soldados filisteos. ¡Y todo el mundo sabrá lo grande que es el Dios de Israel!” (1 Samuel 17:45)

    4.- La Actitud

    Como hijos de Dios debemos reconocer el poderío que el Señor tiene en nuestra vida y debemos depender solo de él, tener una actitud sumisa de obediencia, con un corazón humilde pero valiente. Capaz de enaltecer al Señor, haciendo su voluntad y poniendo en práctica la palabra.

    Varón conforme al corazón de Dios
    Varón conforme al corazón de Dios

     Cuando David tuvo de frente a su adversario Goliat, él se encomendó a Dios y antes de atacarlo declaró que lo vencería con la ayuda del Señor, lo cual nos revela que esa era su costumbre y por eso obtuvo la gracia de su Padre Celestial.

    5.- Poner en práctica las habilidades

    Todo buen cristiano debe poner en práctica sus habilidades para cumplir con los mandatos de Dios y glorificar su nombre, ya que para eso hemos sido llamados.

    David fue un hombre que no esperaba que Dios hiciera todo, utilizó sus destrezas para enfrentar a Goliat, ya que cuando cuidaba a sus ovejas tuvo que defenderlas de diversos animales, así que aprendió las técnicas necesarias para ello.

    Sin embargo, David no era un guerrero pero conocía el uso de la honda, la cual era un arma efectiva si se sabe usar de la manera correcta, así como él lo hizo para derribar a su oponente Goliat, quien era sin duda más grande y fuerte que él.

    Por lo cual sabía que un enfrentamiento cuerpo a cuerpo no le resultaría, así que empleó su astucia en la honda y con solo una piedra lo derribó.

    Este es un gran ejemplo de la manera en la cual debemos enfrentar nuestras situaciones. Muchas veces no nos sentimos capaces de hacer determinada labor, nos creemos inferiores a los demás y nuestra autoestima está baja.

    Esto nos debilita, pero como hijos del Altísimo debemos levantarnos y alzar vuelo como las águilas y reconocer los dones que Dios nos ha dado y poner en práctica aquello que hemos aprendido con el pasar del tiempo.

    Debemos entender que somos capaces, que tenemos al Señor de nuestro lado y él nos ayuda en todo momento a renovar nuestra confianza en él como nuestro Padre y en nosotros como sus hijos, que fuimos llamados con un propósito que nadie puede quebrar.

    El desánimo no es permitido, así que confía en tu Padre, quien tiene cuidado de ti y te resguarda en sus alas. No temas, enfrenta tus miedos y activa el poder de Dios en ti. No te dejes amedrentar por el enemigo que no descansa ni duerme porque su propósito es destruir la obra de Dios en la tierra. Pero Satanás ya está vencido.

    6.- Aprovecha las oportunidades

    David nunca tuvo dudas para enfrentar a Goliat cuando tuvo la oportunidad. No esperó mucho pero tampoco tuvo prisa, la piedra fue lanzada en el momento justo para dar en el lugar indicado, justo en el medio de la frente del gigante Goliat, logrando darle muerte.

    En este sentido, Dios nos proporciona provee todo tipo de oportunidades para vencer en la vida, pero son muy pocos los que les sacan provecho para recibir bendiciones y poder bendecir a los demás.

    Muchas veces se cae en el error de quejarse y esperar que las cosas se den por sí solas. Pero Dios no aprueba esto, ya que él quiere que seamos diligentes, que nos esforcemos en lograr las cosas y en que busquemos siempre hacer las cosas bien y de corazón.

    Pero debemos entender que todas las cosas que hagamos no es para nuestra gloria ni vanidad, sino que son para enaltecer a Dios y dar un buen testimonio de lo que él hace en la vida de sus hijos. Esto le agrada a Dios.

    7.- Culmina lo que inicia

    Otra de las características que debe tener un varón conforme al corazón de Dios es terminar aquello que empezó. Muchas veces comenzamos bien sea un proyecto, una carrera, un curso, entre otros, y no logramos terminarlo porque ponemos muchas excusas para dejar las cosas inconclusas, dejando todo a medias.

    Por lo cual debemos proponernos a terminar lo que empezamos y esforzarnos para lograrlo. Tal como lo hizo David, quien no solo mató a Goliat con una sola piedra, sino que le cortó la cabeza, para cumplir totalmente lo que había proclamado.

    Este acto heroico logró avivar al pueblo, y una vez animados,  salieron de su refugio para perseguir al adversario hasta derribarlo. De esta manera, David no se conformó con ver tirado a Goliat en el piso, él sabía que si no lo mataba, el gigante podría pararse y otro habría sido el final. Esto se evidencia en la palabra:

    “Enseguida corrió David y se paró sobre Goliat, le quitó su espada y, de un solo golpe, le cortó la cabeza. Así fue como, sin tener una espada, David venció al filisteo. Lo mató con sólo una honda y una piedra” (Samuel 17:51)

    En este sentido, si de verdad quieres triunfar en la vida, debes ser diligente y culminar aquello que empezaste, ya que tú fuiste diseñado para ser excelente porque tienes un Padre que te ayuda en todo momento y te da las herramientas para que logres tus objetivos.

    Debemos tomar el ejemplo de hombres bíblicos como David, que a pesar de sus limitaciones, tuvo la autoridad para enfrentar a su rival con una buena actitud, terminando de esta manera la obra que Dios le había encomendado.

    También encontramos personajes como Noé que se dedicó a construir el arca hasta terminarla y así cumplir con el mandato del Señor. De igual forma encontramos a Moisés, que tuvo una misión muy difícil, de sacar al pueblo de la esclavitud y llevarlos a la tierra prometida.

    Otro de los ejemplos más emblemáticos de lo que significa ser un varón conforme al corazón de Dios, es el sacrificio de Jesucristo, quien tuvo que cargar la cruz y morir en ella para salvar a la humanidad del pecado y vencer contra Satanás. Pero al tercer día resucitó para glorificar el nombre de su Padre, dando testimonio de su grandeza.

    De esta manera, la palabra de Dios nos enseña que debemos esforzarnos y cumplir a cabalidad la voluntad del Señor, así esto nos tome tiempo y requiere de mucho esfuerzo. Quizás hasta nos cause dolor, pero luego recibiremos la victoria de nuestro Padre Celestial, quien no abandona a sus hijos.

    Puedes leer: Qué es un guerrero de Dios según la biblia.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir