El Poder De Dios. Qué Es Y Cuál Es Su Mayor Prueba

La cruz representa el amor de Dios. La resurrección es el poder de Dios. Cuando hacemos la transición del perdón de los pecados al poder de resurrección de Jesucristo, Él puede mostrar su victoria en nuestras vidas y a través de nosotros a los demás. Necesitamos tanto el amor como el poder de Dios.

Sin el amor de Dios, su poder se vería destructivo. Pero sin el poder de Dios, no se podría demostrar su supremacía. Muchos cristianos tienen el maravilloso amor de Dios, pero no conocen el poder de conquistar la enfermedad, la oscuridad, el mal y los poderes de lo demoníaco. Todo lo que pueden hacer es amar, ¡y perder la batalla!

El poder de Dios
El poder de Dios
Índice De Contenidos

    ¿Qué es el poder de Dios?

    El poder de Dios es el sello distintivo de su reino. Jesucristo no trajo a la tierra una religión débil. Él trajo la poderosa realidad de la atmósfera de Dios, llamada el Reino de Dios. En el reino de Dios los demonios son expulsados, el mal es destruido, la enfermedad es vencida y los muertos comienzan a resucitar, porque la vida fluye en abundancia.

    La mayoría de los cristianos no tienen idea sobre el poder de Dios y viven en un cristianismo terrenal, carnal e intelectual donde todo lo que tienen son buenas palabras sobre Dios. Pero Dios quiere convertirse en una realidad poderosa para todos nosotros. No es una buena idea o una fe que nos ayude a mantenernos, sino un poder que cambia la vida y sana a los enfermos. Debemos mostrar al mundo que Dios es verdadero y que Dios está aquí.

    ¿Cómo es el poder de Dios?

    A menudo escuchamos sobre el poder de Dios, y las Escrituras están llenas de ejemplos de su poder en acción. Él es "el gran Dios, poderoso e impresionante" (Nehemías 9:32). Se nos enseña a confiar en su gran poder para ayudarnos a superar pruebas como la pérdida de un trabajo, un divorcio difícil, la bancarrota, las persecuciones odiosas, una enfermedad debilitante o la pérdida de un ser querido. Aprender a confiar en el poder de Dios es parte de vivir la vida cristiana.

    Las autoridades griegas nos dicen que, debido a que el término megetos se encuentra solo aquí en todo el Nuevo Testamento, esto refleja el alcance de la mente de Pablo cuando trató de describir el poder de Dios. Pablo estaba "estirando las costuras" mientras trataba de describir el poder de Dios y darle más significado a sus palabras.

    Lo que Pablo realmente nos dice es que el poder de Dios excede o supera todo, es un poder inimaginable. Dios hizo que el universo existiera, resucitó a Jesús de entre los muertos, "colocó todas las cosas debajo de sus pies y lo designó para que se encargara de todo para la iglesia" (Efesios 1:22), y tiene un poder mucho más allá de cualquier posibilidad de ser medido.

    Pablo simplemente no podía decir lo suficiente sobre la grandeza y majestad de Dios, y tuvo dificultades para encontrar las palabras para expresar sus pensamientos sobre el poder de Dios.

    ¿Cómo aprender a confiar en el enorme poder de Dios?

    En primer lugar, elijamos recordar las cosas que Dios ha hecho: “Mira al Señor y su fuerza; busca su rostro siempre. Recuerda las maravillas que ha hecho, sus milagros y los juicios que pronunció” (Salmo 105: 4–5). Cada milagro registrado para nosotros en la Biblia debería alentarnos a que su fortaleza sea más que suficiente para nuestras necesidades.

    Además, para confiar en el poder de Dios, debemos aprender a dejar de confiar en nuestros frágiles esfuerzos y entregar nuestros recursos a Aquel que puede hacer cualquier cosa. El poder de Dios se perfecciona en nuestra debilidad (2 Corintios 12: 9). Los discípulos estaban al borde de su ingenio tratando de descubrir cómo alimentar a los 5,000. No fue hasta que trajeron la pequeña cantidad de comida que tenían a Cristo, que alguien fue alimentado.

    Joshua estaba indefenso ante los muros de Jericó, pero aprendió a confiar en el plan de batalla del Señor. Zorobabel enfrentó la tarea desalentadora de reconstruir el templo, y Dios le recordó que el trabajo se haría "no con fuerza ni con poder, sino con mi Espíritu" (Zacarías 4: 6).

    La oración nos ayuda a confiar en Dios

    La oración es una parte vital de confiar en el poder de Dios, mientras decimos, “Hágase tu voluntad" (Lucas 11: 2) nuestra confianza está siendo puesta en Dios. Jesús dijo: pide, y te será dado, busca y encontrarás, llama, y se te abrirá. Porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y el que toca, se le abrirá” (Mateo 7: 7–8).

    Fue después de una reunión de oración en la iglesia primitiva que “el lugar donde se encontraban se sacudió. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaron la palabra de Dios con valentía” (Hechos 4:31). Fue durante una reunión de oración que Pedro fue liberado milagrosamente de la prisión (Hechos 12).

    La mayor prueba del poder de Dios

    La resurrección de Jesús ciertamente demuestra el gran poder de Dios y es la gran esperanza de todos los creyentes. Porque Él vive, nosotros también viviremos (Juan 14:19). Pedro dijo que hemos "nacido de nuevo para una esperanza viva a través de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para obtener una herencia que sea imperecedera y sin mancha y que no se desvanezca" (1 Pedro 1: 3–4).

    Pase lo que pase en este mundo, tenemos el poder de Dios y la resurrección de Jesús; el Señor nos concederá una herencia y nos sostendrá por toda la eternidad. Nosotros estamos protegidos por el poder de Dios hasta la venida de la salvación, que está lista para ser revelada.

    No importa cuán débiles o mal equipados podamos sentirnos a veces, podemos confiar en el poder de Dios. Tenemos la seguridad de que Dios "puede hacer muchísimo más que todo lo que pedimos o imaginamos, de acuerdo con su poder que actúa dentro de nosotros” (Efesios 3:20).

    Confiamos en que, en última instancia, Dios cumplirá Su voluntad en nuestras vidas: "En todas las cosas, Dios obra por el bien de aquellos que lo aman, los que han sido llamados según su propósito" (Romanos 8:28).

    En Hechos 1: 8, Cristo les dice a los discípulos que, con el Espíritu Santo, recibirían la capacidad de ser testigos efectivos de él. Pero además de recibir la capacidad de un testimonio efectivo, el poder de Dios comenzaría a trabajar activamente en sus vidas.

    Dios da poder a toda la humanidad mediante el Espíritu Santo. El intelecto es la base del poder del hombre. Sin embargo, a sus hijos regenerados, les da una capacidad adicional y realizada para cumplir su voluntad, así como les da poder a la hueste angelical para llevar a cabo sus responsabilidades (II Tesalonicenses 1: 7). Él nos equipa con todo lo que necesitamos para lograr lo que esté de acuerdo a su voluntad.

    Si se necesitas hacer algo para que el diseño de Dios se realice, podemos estar seguros de que Dios ha delegado el poder, la capacidad, aptitud, autoridad y eficacia activa para que se haga. A veces esto significa trabajar solo a través de la habilidad natural de una persona.

    En otras ocasiones, significa otorgar poder adicional para que se realicen milagros. Por ejemplo, el poder que Dios nos da a cada uno de nosotros para entender la Biblia está en el nivel de lo milagroso. Ninguna cantidad de aptitud natural o erudición puede otorgar esa habilidad. Dios provee la habilidad de entender.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información