Cómo Tomar Como Ejemplo La Parábola Del Sembrador En La Iglesia

Cómo Tomar Como Ejemplo La Parábola Del Sembrador En La Iglesia
Cómo Tomar Como Ejemplo La Parábola Del Sembrador En La Iglesia

La parábola del Sembrador es una colorida historia donde Dios (Elohim) propone y el hombre dispone, para mal… o para mejor. En el Evangelio según San Mateo, por ejemplo, el texto tiene 3 tiempos.

Primero, Jesús (Yahshúa) formula la parábola en sí misma: un sembrador siembra semillas. Caen en todo tipo de lugares:

  • Al borde del camino: los pájaros se los han comido.
  • En lugares rocosos: no había mucha tierra. Las semillas emergieron rápidamente antes de secarse.
  • En espinas: las espinas ahogaron las semillas.
  • En buen suelo: las semillas se han multiplicado por 100, 60 o 30.

Luego, en respuesta a su pregunta, Jesús (Yahshúa) explica a sus discípulos por qué se expresa en parábolas. Esta forma de expresión está dirigida al mayor número de personas que pueden así comprender el significado de la Palabra de Dios (Elohim). Jesús (Yahshúa) aquí les recuerda a sus discípulos la oportunidad que tienen de poder escuchar la Palabra de Dios (Elohim) de su boca.

Finalmente, Jesús (Yahshúa) da las claves para leer la parábola del sembrador:

  • Las semillas son la Palabra de Dios (Elohim).
  • Las semillas comidas por los pájaros al borde del camino: es el demonio (sinónimo de Satanás, Diablo, Acusador, Adversario) quien las ha retirado del corazón de quien ha escuchado la Palabra de Dios (Elohim).
  • Semillas caídas en pedregales: es "el hombre de un momento" que acoge con alegría la Palabra pero que se da por vencido en cuanto se encuentra ante las dificultades.
  • Las semillas ahogadas por las espinas: son las preocupaciones de la vida diaria y la atracción por la riqueza lo que antepone la recepción de la Palabra a las demás.
  • Las semillas que crecen en buena tierra: es el que escucha la Palabra y la comprende. Hace el bien al poner en práctica la Palabra de Dios (Elohim) en su vida.
Índice De Contenidos

    La parábola del sembrador: el significado del texto

    En el día de Cristo (Mashiaj), los campesinos primero sembraron y luego araron. Cuando siembras con este método, ¡qué desperdicio! Ahí está la semilla que inmediatamente comen los pájaros, la que apenas se seca, la que ha tomado bien pero pronto se encuentra enterrada por las zarzas.

    Y sin embargo, a pesar de todos los fracasos, aquí hay una hermosa cosecha: una semilla que da 100 semillas por 1 siembra y hasta 30 por 1, fue un rendimiento increíble para los campesinos de la época en Palestina.

    Aquí puedes leer sobre: Parábola De Los Talentos Y Su Verdadero Significado Bíblico

    A primera vista, la experiencia de la siembra parece un fracaso. Pero en realidad, la cosecha supera con creces este aparente desperdicio. La parábola se centra en el destino de las semillas, mientras que la explicación que sigue se refiere principalmente a la calidad de la tierra.

    Esta parábola probablemente fue dicha por Jesús (Yahshúa) a sus discípulos cercanos cuando comenzó a hacer un balance de su actividad.

    La Palabra de Cristo (Mashiaj) ha llegado al corazón de los hombres con diverso éxito:

    • Hay fallas obvias: Cristo (Mashiaj) se enfrentó a las fuerzas del mal (espíritus malignos, escribas y fariseos).
    • Pero también existe la esperanza de éxito: proviene de sus discípulos que han llegado a creer.

    En la versión del Evangelio de Marcos, el ideal de "la buena tierra" es escuchar la Palabra de Dios (Elohim), acogerla y "producir" al máximo.

    En el de Mateo, se trata de escuchar, de comprender la Palabra, de abrirse y de someterse a lo que pide hacer y de dar fruto, cada uno según sus capacidades. Podemos establecer fácilmente el vínculo con la parábola de los talentos.

    Sin embargo, tenga cuidado con un concepto erróneo que se comete con frecuencia. Una lectura rápida podría llevar a los cristianos a pensar que hay quienes reciben la Palabra (es decir, ellos) y quienes se apartan (es decir, otros). Esta visión es reduccionista… sobre todo carece de un poco de apertura.

    En efecto, para quienes tienen la suerte de recibir la Palabra, hay días en los que no la meditan, en los que les molesta o en los que llega después de todas las emergencias cotidianas. Pero otras veces, porque se han tomado el tiempo de acogerla, esta Palabra da frutos y transmite vida.

    La parábola del sembrador: los personajes principales

    • Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj): Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj)formula la parábola y luego da su significado. En cierto modo, proporciona el modo de funcionamiento que favorece para anunciar la Buena Nueva del Amor de Dios (Elohim) a los hombres.
    • Los discípulos: Los discípulosno son nombrados y por lo tanto presentados como estudiantes que cuestionan a su Maestro. Quieren entender por qué Jesús (Yahshúa) habla en parábolas.
    • El sembrador: En el texto de la parábola, el sembradores Jesús (Yahshúa), quien difunde ampliamente la Palabra de Dios (Elohim) sin preocuparse de dónde será recibida.

    La parábola del sembrador: la situación geográfica

    Situada a medio camino entre Capernaum y Tabgha, grandes centros del ministerio de Jesús (Yahshúa), la cala del Sembrador en el Monte de las Bienaventuranzas se destacó por sus propiedades acústicas.

    El evangelio de Marcos describe un momento en que Jesús (Yahshúa), enseñando a una gran multitud, se subió a una barca en el lago de Galilea para poder continuar. La tradición hace de este lugar uno de los lugares donde Cristo (Mashiaj) podría haber enseñado a las multitudes.

    La parábola del sembrador: meditación

    El hombre es tierra. Esto es lo que nos dice Jesús (Yahshúa). El hombre es tierra, y esa tierra debe ser sembrada por la Palabra de Dios (Elohim). Estamos acostumbrados a pensar que el hombre es el que cultiva la tierra. No. El hombre también es una tierra para cultivar.

    Estamos acostumbrados a pensar que el hombre deja embarazada a la mujer. No. Tanto el hombre como la mujer son fecundados por Dios (Elohim), por la palabra de Dios (Elohim), por la Palabra de Dios (Elohim), que es portadora de la vida.

    Esto es lo que nos dices, Señor Jesús (Yahshúa), tú, Verbo de vida, que nos das esta parábola del sembrador, esta parábola que encabeza todas las demás. No es sin razón: ¿cómo escuchar las otras parábolas sin haber escuchado primero está? Porque en esta palabra, Señor, se trata de cómo recibimos tu palabra.

    Somos una tierra donde sembraste la buena noticia de la vida en Dios (Elohim), del amor de Dios (Elohim). Pero puede suceder que esta palabra haya pasado por nuestro lado, que ni siquiera haya sido escuchada por nuestros oídos y menos recibida en nuestro corazón. O que esta palabra se escuchó rápidamente y se olvidó rápidamente.

    O que fue asfixiado por las zarzas o por las malas hierbas que crecen tan rápido y son tan difíciles de arrancar. Pero puede suceder que realmente se haya escuchado una palabra, una sola palabra que proviene de ti.

    Así fructifica, esta palabra, se abre paso en nuestro corazón, puede dar un rumbo decisivo a nuestra vida. Una sola semilla, una sola palabra escuchada, bienvenida, preservada, a su vez lleva una multitud de semillas.

    Explicando cada parte de la parábola del sembrador

    Es habitual cuando queremos subrayar un elemento, repetirlo más de una vez. Asimismo, aunque todo en la Palabra de Dios (Elohim) es importante, cuando algo se repite más de una vez obviamente tiene especial importancia y se le debe prestar especial atención.

    Uno de estos pasajes que se repite muchas veces es el de la Parábola del Sembrador. En verdad, una mirada a los cuatro relatos de la vida de Jesús (Yahshúa) nos muestra que esta parábola se repite tres veces. Así que veamos qué cosas específicamente importantes Dios (Elohim) quiere enseñarnos a través de él.

    1. La parábola

    La parábola del sembrador está registrada en: Mateo 13: 1-8, Marcos 4: 1-9 y Lucas 8: 4-8. Tomemos la historia de Lucas como punto de partida. Podemos leer allí.

    Lucas 8: 4-8:

    • Se había reunido una gran muchedumbre, y gente que venía a él de varias ciudades, y contó esta parábola:
      • Un sembrador salió a sembrar su semilla. Mientras sembraba, parte de la semilla cayó a lo largo del camino: fue pisoteada y los pájaros del cielo se la comieron.
      • Otra parte cayó sobre la roca: cuando fue levantada, se secó, porque no tenía humedad.
      • Otra parte cayó entre las espinas; las espinas crecieron con ella y la ahogaron.
      • Otra parte cayó en buena tierra: cuando fue levantada, dio fruto al cien por cien. Después de hablar así, Jesús (Yahshúa) dijo a gran voz: El que tenga oídos para oír, oiga”.

    El período de tiempo que Jesús (Yahshúa) eligió para hablar de su parábola no es accidental. Como nos dice el versículo 4:

    • "Habiéndose reunido una gran multitud, y gente que venía de varios pueblos a él, él [cuando vio a esta multitud que venía hacia él] habló esta parábola..."

    Jesús (Yahshúa) dijo esta parábola cuando mucha gente se le acercó para escuchar la Palabra de Dios (Elohim). Como veremos, la parábola trata de escuchar la Palabra. Entonces Jesús (Yahshúa), al contar esta parábola, deseaba que todos los que se acercaban a él escucharan, conscientes de las opciones disponibles.

    2. "Por el camino"

    Un examen del pasaje de Lucas anterior muestra que la parábola se refiere a una semilla que cayó en cuatro tierras diferentes, la primera de las cuales fue "en el camino". Porque Lucas 8: 5 nos dice:

    • Lucas 8: 5 “Un sembrador salió a sembrar su semilla. Mientras sembraba, parte de la semilla cayó a lo largo del camino: fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron”.

    Una parte de la semilla del sembrador cayó "A LO LARGO DEL CAMINO" y, por lo tanto, no se levantó ni dio fruto, sino que fue pisoteada y devorada por los pájaros.

    La explicación de esta parte de la parábola se da unos versículos más adelante. Entonces, en 1 Lucas 8: 11-12 podemos leer:

    • Lucas 8: 11-12 “Esto es lo que significa esta parábola: La semilla es la palabra de Dios (Elohim). Los que están en el camino son los que escuchan; entonces viene el diablo y quita la palabra de su corazón, para que no crean y se salven".

    Asimismo, Mateo 13:19, explicando la misma parte, nos enseña:

    • "Cuando un hombre oye la palabra del reino y no la comprende, viene el maligno y quita lo sembrado en su corazón: este es el uno. que recibió la semilla en el camino”.

    Explicación del camino en la parábola del sembrador

    Según los pasajes anteriores, la semilla que se ha sembrado es LA PALABRA DE DIOS (ELOHIM) o "la palabra del reino". Sin embargo, esta Palabra no da los mismos resultados en todas partes, ya que su fertilidad depende del suelo donde caiga.

    Uno de los posibles tipos de terreno es también “en el camino”, que, según la interpretación de la parábola, se refiere a personas que han escuchado la Palabra de Dios (Elohim), “no la entienden”. “No lo entiendo” significa algo que observaremos desde el contexto.

    Contexto

    En verdad, la palabra griega traducida como "comprender" en el pasaje anterior es el verbo "suniemi" que se usa 6 veces en Mateo 13: 5, que se refiere a nuestra parábola. Así Mateo 13: 13-15 nos dice:

    • Mateo 13:13 “... viendo que no ven, y oyendo, no oyen ni entienden [del griego: suniemi]. Y para ellos [para los que ven y no ven, y oyen, pero no entienden] esta profecía de Isaías se cumple: Oiréis con vuestros oídos, y no entenderéis [del griego: suniemi]; Mirarás con tus propios ojos y no verás.
    • Porque [Esta es la razón por la que no entienden lo que están escuchando] los corazones de este pueblo se han entumecido.
    • Endurecieron sus oídos y cerraron sus ojos, no sea que vean con sus ojos, y oigan con sus oídos, y entiendan [del griego: suniemi] con sus corazones., Que no se conviertan, y yo los sanaré ";

    Mientras escucha la Palabra con sus oídos, la “entiende” con el corazón (la parte interna de la mente). No se trata, por tanto, de una comprensión meramente mental de la Palabra que se expresa en la parábola del sembrador. Es una aceptación con el corazón, la parte interior de la mente.

    Resultado del contexto

    Por eso el resultado de la semilla de la Palabra dependerá del suelo, del corazón de quienes escuchan la Palabra. La misma semilla que cae en diferentes tipos de suelo, es decir, en corazones de diferente calidad, da diferentes resultados.

    Cuando el corazón se ha vuelto insensible, entonces la semilla de la Palabra parecerá haber caído en el camino. No se levantará ni dará fruto. Como nos dice 2 Corintios 4: 3-4 y Efesios 4: 17-19:

    • 2 Corintios 4: 3-4 “Si nuestro evangelio aún está velado, está velado para los que perecen; para aquellos incrédulos cuyas mentes el Dios (Elohim) de este siglo ha cegado , para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo (Mashiaj), que es la imagen de Dios (Elohim) resplandeciente".
    • Asimismo, Efesios 4: 17-19 “Esto, pues, es lo que digo y lo que declaro en el Señor: No debéis andar más como los gentiles, que andan conforme a la vanidad de sus pensamientos. Han oscurecido la inteligencia, son ajenos a la vida de Dios (Elohim), por la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón. Habiendo perdido todo sentimiento, se entregaron al desorden, a cometer todo tipo de impurezas combinadas con la codicia”.

    Hay personas para quienes la Palabra de Dios (Elohim) está "velada" y que no pueden "entenderla", no porque la Palabra sea difícil de entender, sino porque sus corazones están endurecidos y no permiten el crecimiento de la semilla de la Palabra.

    Contexto de endurecer en la parábola del sembrador

    La palabra griega traducida como "endurecimiento" en el pasaje de Efesios es "porosis" que significa "dureza". Esta es la misma palabra usada en Marcos 3: 5 para describir el corazón del característico grupo de personas que persiguieron a Jesús (Yahshúa) hasta este punto: los fariseos:

    • Marcos 3: 5 “Y mirándolos [a Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj)] [señala a los fariseos (ver Marcos 2:24)] con indignación, y al mismo tiempo afligidos con la dureza [del griego: porosis - aspereza] de sus corazones...."

    ¡Los fariseos tenían al Señor Jesucristo (Yahshúa Ha Mashiaj), el Hijo de Dios (Elohim) delante de ellos! Oyeron y vieron al gran maestro, el hombre más grande que pisó la faz de esta tierra.

    Y sin embargo, no lo creyeron. ¿Cuál es la razón? Su corazón estaba endurecido, es decir, muy duro y, por tanto, inadecuado para la recepción y el crecimiento de la semilla de la Palabra. No era la semilla, la Palabra lo que era malo, sino la TIERRA, sus corazones que se endurecieron.

    3. "Otra parte cayó en pedregales"

    Habiendo examinado el primer tipo de terreno en el que cae la semilla de la parábola del sembrador, ahora continuaremos con la segunda categoría. Mateo 13: 5-6 nos habla de esto:

    • Mateo 13: 5-6 “Otra parte [la semilla] cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; inmediatamente se levantó, porque no encontró tierra profunda; pero cuando salió el sol, se quemó y se secó por falta de raíces ".

    Una semilla puede crecer en muchos tipos de suelo. Sin embargo, no sobrevivirá ni dará frutos en todas las tierras. Uno de ellos donde la semilla, aunque inicialmente crecida, eventualmente no sobrevivirá es el suelo pedregoso.

    La razón por la que la semilla no puede sobrevivir aquí es que las piedras no les permiten enraizar lo suficientemente profundo como para encontrar humedad allí. Así que arderá con el primer viento.

    Contexto de Marcos sobre la parábola del sembrador

    Continuemos con Marcos para obtener la explicación de esta parte de la parábola. Podemos leer allí:

    • Marcos 4: 16-17 “Otros también reciben semilla en pedregales; cuando escuchan la palabra, primero la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí mismos, creen por un tiempo, y tan pronto como surge la tribulación o la persecución a causa de la palabra, encuentran una ocasión para tropezar".

    Como vemos, el pedregal está formado por personas que escuchan la Palabra, la reciben de inmediato y, de hecho, con alegría. Sin embargo, esto no dura mucho, porque cuando surgen las persecuciones y las aflicciones, estas personas encuentran allí una ocasión de caída.

    Es evidente que el problema que finalmente causa su caída es que son muy débiles en la persecución y la aflicción. Entonces, cuando el diablo trae tales elementos contra ellos, caen inmediatamente.

    Otros contextos relacionados

    Su ruina no se produce debido a la aflicción que es demasiado pesada para ellos. II Corintios 4:17, I Corintios 10: 12-13 y I Pedro 5:10 nos enseñan que la aflicción será una luz y ciertamente no más de lo que podamos soportar (1 Corintios 10: 12-13).inmediatamente como nos dice el texto). Porque Santiago 4: 7 nos dice:

    • Santiago 4: 7 “Someteos, pues, a Dios (Elohim); resiste al diablo, y él huirá de ti [como resultado de tu resistencia]”.
    • Asimismo, I Pedro 5: 8-9 dice: “Sed sobrios, velad. Tu adversario, el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístale con fe firme, sabiendo que los mismos sufrimientos se imponen a sus hermanos en el mundo”.

    Si no resistimos al diablo, él no huirá de nosotros. Al contrario, devora a quienes no la resisten. Esta categoría de comida del diablo potencial también pertenece a las personas en esta segunda categoría.

    Cuando viene el diablo, trayendo consigo aflicciones, inmediatamente caen y se convierten en presa fácil para él. Comienzan bien, pero desafortunadamente llegan a un final triste.

    4. La tercera categoría en la parábola del sembrador

    Habiendo considerado las dos primeras categorías de personas que escuchan la Palabra, ahora continuamos con la tercera. Marcos 4: 7 nos dice:

    • Marcos 4: 7 "Otra parte cayó entre espinos; los espinos subieron y la ahogaron, y no dio fruto".

    El tercer tipo de suelo en el que cae la semilla es el suelo espinoso. La semilla que cae sobre esta tierra se ahoga, por lo que no da fruto. Vayamos a Marcos 4: 18-19 para entender qué significa esta parte de la parábola. Podemos leer allí:

    • “Otros reciben la semilla entre los espinos; son los que oyen la palabra, pero en quienes las preocupaciones de la época, la seducción de las riquezas y la invasión de otras concupiscencias, sofocan la palabra y la hacen infructuosa ".

    Desafortunadamente, esta tercera categoría también es problemática. El problema con esto último es que la Palabra de Dios (Elohim) se conversa en el corazón de estas personas junto con otras cosas como "los afanes de la época, la seducción de las riquezas y la invasión de otras concupiscencias".

    Contextualizando la tercera categoría

    Estos elementos actúan en última instancia como espinas sobre el crecimiento de la Palabra, ahogándola y haciéndola infructuosa. Jesús (Yahshúa) dice, a diferencia de lo que hacen las personas en esta categoría:

    • Mateo 6: 25-34 “Por eso les digo: No se preocupen por su vida qué comerán, ni su cuerpo qué llevarán.
      • ¿No es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?
      • Miren las aves del cielo: ni siembran ni cosechan, ni recogen nada en graneros; y tu Padre celestial los alimenta.
      • ¿No vales mucho más que ellos?
      • ¿Quién de ustedes, al preocuparse, puede agregar un codo a la duración de su vida? ¿Y por qué te preocupa la ropa?
      • Mirad cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Si Dios (Elohim) viste así la hierba, que existe hoy en los campos y que mañana será echada al horno, ¿Mucho más os vestirá, gente de poca fe? Por tanto, no se aflijan, y no digan: ¿Qué comeremos? ¿Qué beberemos?
      • ¿Qué estaremos usando? Por todas estas cosas que buscan los paganos.

    Tu Padre Celestial sabe que lo necesitas. Busca primero el reino y la justicia de Dios (Elohim); y todas estas cosas se te darán encima. Así que no se preocupe por el mañana; para el día siguiente se cuidará solo. "

    Aplicación a la vida actual

    Primero vienen las cosas de Dios (Elohim), luego siguen las otras. Si aplicamos este principio, entonces se nos agregarán las otras cosas. Sin embargo, si no lo seguimos, sino que ponemos en primer lugar las preocupaciones y otras concupiscencias, éstas sofocarán el habla y la volverán infructuosa.

    El problema de las preocupaciones de este siglo, la seducción de las riquezas y la invasión de otras concupiscencias es muy grave. En el artículo: La parábola del sembrador: “y lo que cayó entre los espinos”, los tratamos por separado.

    5. "Otra parte cayó en buena tierra"

    Ya hemos examinado tres tipos de terreno sobre el que cae la semilla de la palabra. Desafortunadamente, ninguno de ellos pudo hacerlo exitoso. Así que el primer tipo de suelo, "a lo largo del camino", era tan duro que la semilla no podía crecer sobre él.

    El segundo era pedregoso, y tampoco permitía que echara raíces. Finalmente, el tercero fue espinoso, asfixiándola y haciéndola fracasar. Habiendo estudiado previamente estas tres categorías estériles, ha llegado el momento de observar cuál es el suelo CORRECTO, el que da fruto. Mateo 13: 8 nos habla de esto:

    • Mateo 13: 8 "Otra parte cayó en buena tierra; dio fruto, cien granos, otra sesenta, otra treinta".

    Perspectiva de los otros evangelios en la parábola del sembrador

    Y aquí está la explicación que se da en Mateo 13:23:
    “El que recibió la semilla en buena tierra, él oye la palabra y la entiende [del griego: suniemi]; da fruto, y un grano rinde cien, otro sesenta, otro treinta".

    Esta vez la semilla no cayó a lo largo del camino, en terreno pedregoso o entre las zarzas, sino en la buena tierra, en el corazón de quienes oyeron la Palabra y la entendieron [Del griego: suniemi]. Lucas 8:15 explica esto "la entiende":

    • Lucas 8:15 "Los que cayeron en buena tierra son los que, habiendo oído la palabra con buen corazón y honradez, laretienen y dan fruto con perseverancia".

    Como recordaremos, la primera categoría de personas no pudo "entender" recibir la Palabra, porque sus corazones estaban endurecidos, duros. Por el contrario, los que están en la categoría de los fructíferos entienden la Palabra poniéndola en sus corazones honestos y buenos.

    Esta categoría exitosa tiene todo lo que los otros tres se perdieron. Entonces, mientras que el primer tipo de personas tenían corazones endurecidos, estos tienen corazones honestos y buenos.

    Perspectiva en Juan

    Asimismo, aunque la segunda categoría no posee aguante y cae inmediatamente en la primera aflicción, los del segundo tipo son pacientes (como nos dice el texto, "dan fruto con perseverancia".”) Y no te rindas.

    Finalmente, los del tercer tipo han sofocado la Palabra de Dios (Elohim) por las muchas preocupaciones y deseos que ocupaban un lugar prioritario. Aquí se CONSERVA en el corazón de estas personas, no perdiendo su posición por la salvación de otras concupiscencias. Esta es la categoría exitosa. Y como dijo Cristo (Mashiaj) en Juan 15:

    Quizás te interese leer sobre: Los dos cimientos : Análisis de esta parábola según la biblia

    • Juan 15: 1-2; 4-5, 8, 16 “Yo soy la vid verdadera, y mi padre es el labrador. Toda rama que hay en mí y que no da fruto, la cortó; y todo sarmientoque da fruto, lo poda para que dé más fruto...
    • Permaneced en mí, y yo permaneceré en vosotros. Como el pámpano no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en mí.
    • Yo soy la vid, ustedes son las ramas. El que permanece en mí y en quien yo habito, da mucho fruto, porque sin mí nada podéis hacer...
    • Si lleváis mucho fruto, así será glorificado mi Padre y vosotros seréis mis discípulos. (...)No me elegiste a mí; pero yo os he elegido y os he designado para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, él os dé”.

    Dios (Elohim) limpia toda rama que da fruto para que dé más. Cuanto más fruto da un individuo, más glorificado es Dios (Elohim).

    Conclusión

    Entonces, para concluir la parábola del sembrador: la Palabra de Dios (Elohim) se puede hablar a muchos tipos de personas. Sin embargo, los resultados diferirán dependiendo de la calidad de los corazones que escuchan la Palabra.

    Entonces, algunos lo rechazarán, otros lo aceptarán hasta la primera aflicción, otros lo recibirán, pero lo colocarán en la última posición detrás de otras cosas (preocupaciones, riquezas, otras concupiscencias).

    Finalmente, otros lo guardarán en sus corazones buenos y honestos dando los frutos. Por eso Jesús (Yahshúa), al concluir la interpretación de la Parábola, dijo: "Mirad, pues, cómo escucháis" (Lucas 8, 18).

    No se trata solo de que el individuo escuche la Palabra, sino también de cómo que oye. Porque hay muchos que pueden escucharlo, pero solo aquellos que lo escuchen y lo mantengan en sus corazones buenos y honestos serán fructíferos. Que estemos y sigamos estando en esta categoría.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información

    logo

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    Ya casi estás suscrito, te hemos enviado un Email. Debes ir a tu correo y dar click en CONFIRMAR, para que todo funcione bien y podamos comunicarnos contigo.

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano

    ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

    Te enviaremos contenido interesante y nuevo en el mundo cristiano