No Me Avergüenzo Del Evangelio: Romanos 1:16. Significado

No me avergüenzo del evangelio” es una frase que todos los que nos consideramos hijos de Dios debemos llevar en nuestras mentes y nuestros corazones, ya que es de allí de donde provienen todas las enseñanzas que Cristo quiere que apliquemos en nuestras vidas. Aquí te enseñaremos lo que significa esa expresión bíblica reflejada en Romanos 1:16, y por qué no debemos avergonzarnos del evangelio.

No me avergüenzo del evangelio
No me avergüenzo del evangelio
Índice De Contenidos

    ¿Qué significa “No me avergüenzo del evangelio” (Romanos 1:16)?

    El apóstol Pablo escribió "No me avergüenzo del evangelio" a los creyentes gentiles (no judíos) en Roma después de explicar su misión de predicar el evangelio a todos los que conoció. No solo estaba hablando de no estar avergonzado socialmente de compartir las Buenas Nuevas de Jesucristo o ser demasiado tímido para hablar con la gente sobre su fe.

    La palabra "avergonzado" que usa, se traduce de la palabra griega epaischunomai, que significa "deshonrado" o "humillado personalmente". ¡Eso es bastante diferente de la timidez! Ser epaischunomai es como el deshonor que rodea a una persona que se ha comprometido a una alianza del peor tipo, una que no es confiable, ridícula o francamente malvada.

    Cuando Pablo dice: "No me avergüenzo del evangelio", quiere decir que su confianza para compartir esta noticia no está fuera de lugar. Su confianza en su alianza con Dios es real y no lo decepcionará. No hay vergüenza en declarar su lealtad a Cristo porque su mensaje es bueno y verdadero.

    Pablo había dedicado su vida a compartir el evangelio (Hechos 9: 3-6; 2 Corintios 12: 2-4), y quería asegurarse de que los romanos supieran por qué tenía razón al alinearse con Jesús, y por qué proclamar el mensaje de Jesús convertido en el trabajo de su vida.

    ¿Qué significa estar "avergonzado del evangelio"?

    Estar "avergonzado del evangelio" es permitir que el pecado se apodere de nuestras vidas. Estar "avergonzado del evangelio" sería dejar de confiar en la provisión y guía de Dios, para entregarse a los placeres del mundo y nuestros propios deseos.

    Avergonzarnos del evangelio significaría que ya no tenemos confianza en una alianza con Dios y su verdad (1 Corintios 3: 3; 1 Pedro 2:11) y queremos poner la mayor distancia posible entre nosotros y Él.

    En lugar de recurrir a Dios, caminaríamos en el consejo de los impíos y nos pararíamos en el camino de los pecadores. Eso no permitiría que Dios muestre su verdadero poder a través de nuestras vidas porque lo hemos cortado voluntariamente a favor de un mundo pecaminoso.

    ¿Cómo puedo "no avergonzarme del evangelio"?

    Así como el apóstol Pablo puso toda su confianza en Jesucristo, nosotros también podemos hacerlo. Podemos hablar con confianza a otros acerca de nuestra fe en Dios y en la Biblia porque estamos seguros de que una alianza con Dios es buena y verdadera (Romanos 8: 31-32).

    Romanos 10:11 nos dice: "Cualquiera que crea en él nunca será avergonzado". Cualquier vergüenza que podamos sentir al compartir el evangelio es del enemigo que intenta confundirnos, no porque Dios no sea confiable.

    No tenemos que temer que Dios nos defraude o cambie (2 Pedro 1:21; Malaquías 3: 6; Hebreos 13: 8). Lo que era verdad acerca de Dios hace miles de años todavía lo es hoy, y podemos confiar en que se mantenga igual.

    La oferta de salvación que se presentó a la humanidad en el primer siglo sigue estando disponible para todos los hombres y mujeres y de hoy (Hechos 2:39; Juan 17:20).

    Estar "sin vergüenza" del evangelio significa que no solo hablamos esta verdad, sino que también la vivimos en nuestras vidas. Podemos confiar en Dios y en Su Palabra para nuestras actividades y decisiones diarias.

    Cuando miramos la vida de Pablo, descubrimos que sus palabras y acciones se alinearon con su fe en Jesucristo. No predicó una cosa, luego salió y vivió de una manera diferente.

    Incluso cuando luchó con las tentaciones y el pecado (Romanos 7: 14-25) y una "espina" en su carne (2 Corintios 12: 7), continuó siendo fiel a su alianza con la verdad de Dios (Hechos 20:19; Hechos 28:31)

    Permite que tu fe caracterice tu vida hasta el punto en que las personas que conozcas vean la diferencia en ti y piensen: "Hay algo diferente en esa persona, para que tengas la oportunidad de llevar el evangelio a sus vidas.

    10 razones para no avergonzarse del evangelio

    Aquí hay algunas cosas por las cuales es preciso decir “no me avergüenzo del evangelio:

    1. Porque hemos recibido gracia

    Cuando nadie nos amaba, Dios lo hizo. Cuando estábamos sucios en pecado, Él murió por nosotros. Cuando no merecíamos nada, se levantó para darnos vida, paz y gracia. Hemos recibido gracia.

    Pablo nos recuerda el regalo de Dios por medio de Jesucristo en Romanos 1: 4. Él murió por nosotros y porque hemos recibido gracia, Él quiere que vivamos para Él. ¡Porque hemos recibido gracia, debemos querer que el mundo entero la reciba también.

    2. Porque se nos ha encomendado compartirlo

    Debido a que se nos ha confiado la Palabra de Dios y las Sagradas Escrituras, sabemos que Dios es fiel para hacer lo que dice que hará. Creemos en Él y podemos confiar en que nos ha salvado de nosotros mismos.

    No podemos avergonzamos de aquel que nos amó y envió a Jesús para mostrarnos cómo vivir. ¡Se nos confían las buenas noticias que deben ser compartidas!

    3. El evangelio es promesa de fe

    Así como Abraham vivió por fe de la promesa de Cristo por venir, nosotros vivimos por fe de acuerdo con la gracia (Romanos 4:16). Tenemos la promesa de que Cristo murió por nosotros.

    Cuando no lo merecíamos, prometió que solo por la fe en Jesús, somos salvos por gracia. Por supuesto, no nos avergonzamos de tener fe en la promesa de que Cristo vendrá nuevamente.

    4. Por medio de este podemos tener paz con Dios

    En un mundo que a menudo parece estar desprovisto de paz, se nos ofrece paz por medio de Cristo y con Él (Romanos 5: 1). Podemos regocijarnos en la esperanza de la gloria de Dios porque no importa qué tribulaciones puedan venir, Dios da esa paz y esperanza interior.

    A través de la obra del Espíritu Santo, la paz interminable de Dios se vierte en nuestros corazones y almas. ¡Esta paz sin duda nos puede hacer decir “No me avergüenzo del evangelio”!

    5. Por obediencia

    Gracias a Dios que aunque fuimos esclavos del pecado, cuando Cristo entró en nuestras vidas, nos hicimos obedientes de corazón (Romanos 6:17). Somos libres del pecado y ahora vivimos en justicia.

    Nuestros corazones han cambiado y expresamos nuestra gratitud amando la obediencia a nuestro Señor y Salvador. La ley no nos considera esclavos y nos alegramos de obedecer a Aquel que más nos ama. ¡Como hijos obedientes, no nos avergonzamos del Dios que nos liberó!

    6. Porque con su ayuda podemos dar frutos

    En Romanos 7: 4, Pablo nos recuerda que nos unimos a Aquel que resucitó de los muertos para que podamos dar fruto para Dios. Es nuestra respuesta natural que vivamos una vida que reproduzca pero también comunique las buenas noticias en cada oportunidad. ¡Cuando nos unamos con Cristo y nos conectemos con Él, daremos fruto!

    7. Porque allí está nuestra esperanza

    Mientras perseveramos y esperamos ansiosos el regreso de Cristo, compartimos lo que Él está haciendo en nuestras vidas (Romanos 8:25). Nuestra esperanza está en lo que está por venir.

    La esperanza es muy necesaria en este mundo, por lo que explicamos sin vergüenza nuestra esperanza a todos los que escuchen. ¡Esperamos ansiosamente que Cristo intervenga y esta esperanza es una gran noticia para todos!

    8. Porque nos ayuda a conocer a Dios

    Querer conocer a nuestro creador es algo hermoso y ¿Cómo podríamos en nuestra humanidad hacerlo si no es por medio del evangelio? Él es el Señor de todo y a través de Él son todas las cosas.

    ¡Dios ha hecho tantas cosas maravillosas a través de nuestras vidas que el expresar la frase “no me avergüenzo del evangelio” con nuestros corazones, nuestra boca y nuestro testimonio, es sólo un pequeñísimo detalle de gratitud.

    9. Porque podemos ser transformados

    En nuestros estados humanos pecaminosos, hacemos poco; sin embargo, cuando Dios nos transforma y nos conforma a su imagen, somos nuevas criaturas.

    ¡Somos transformados por la renovación de nuestras mentes (Romanos 12: 2). Como somos criaturas nuevas, no actuamos de la misma manera que aquellos que no conocen a Cristo. Es a través de nuestra transformación que otros ven a Cristo y pueden tener esperanza.

    10. Porque nos permite encontrar la armadura de luz

    Romanos 13:12  nos recuerda que hay maldad y oscuridad en este mundo. Debemos dejar a un lado las obras de la oscuridad y ponernos la armadura de la luz. Su luz penetra en la oscuridad y da esperanza. No estamos avergonzados como cuando estábamos en la oscuridad, la sangre de Cristo nos ha limpiado y brillamos intensamente para Él.

    “No me avergüenzo del evangelio” es una frase muy hermosa, que nos invita no solo a sentirnos identificados con la palabra de Dios y expresar una emoción de momento, sino a vivirla de la misma manera que Jesús y el apóstol Pablo lo hicieron en sus tiempos. Es muy importante que llevemos la verdad de Dios a todos los rincones de la tierra, porque ese es el deseo de nuestro creador.

    Meudys Ochoa

    Nacida en la Colonia Tovar. Iniciada en el cristianismo desde que era una niña y actualmente parte del ministerio de adoración de la iglesia bautista "Pueblo de Dios".

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciendo contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más Información