10 Características De Una Iglesia Con Poder

En este estudio te mostraremos cuáles son las características de una iglesia con poder. Debemos tener en cuenta que la verdadera fortaleza se encuentra en Dios y su palabra. Por lo tanto, nos centraremos en explicar cada una de las maneras en las que la iglesia puede honrar a nuestro Creador e influir en los demás.

Índice De Contenidos()

    Características de una iglesia con Poder

    Si analizamos cada uno de los preceptos que Dios nos ha dejado en las escrituras, podemos encontrar un sinnúmero de características que debe tener una iglesia con poder. Pero como se trata de un tema bastante extenso, aquí te explicaremos solo algunas de estas:

    Una iglesia con Poder
    Una iglesia con Poder

    1. Está clara en la enseñanza de la Palabra de Dios

    Una iglesia con poder nunca sacrificará la integridad de la Biblia ni neutralizará su mensaje. Uno de los problemas que tenemos en la iglesia moderna es el deseo de alcanzar a los que no asisten.

    ¿Problema que dices? No, no es el alcance de los que no asisten a la iglesia, es la filosofía en la que nos involucramos para hacerlo.

    Creemos que está bien diluir el mensaje del evangelio para que la 'medicina' sea más fácil de tomar. Pensamos que tenemos que ocultar la verdad para atraer personas a la iglesia.

    Así que los sermones son sobre la vida diaria, historias interesantes y no se menciona a Cristo. Dejan a la gente con el 'Soy una buena persona' cuando no es así.

    El error que muchas iglesias cometen es que tienen el 'servicio de buscador' que neutraliza el evangelio, pero no tienen un sistema de buen discipulado que es la clave para una verdadera iglesia con poder. ¡Y adivinen qué, es a lo que nuestro Señor nos ha llamado! Es necesario mantener lo principal como lo principal.

    Quizás te puede interesar: La Unidad De La Iglesia: Cuál Es Su Vínculo, Cómo Lograrla

    Lo principal es el evangelio de Cristo claramente expresado y enseñado. Nunca pienses que el poder de la iglesia se mide por la cantidad de personas que asistan a ella, sino por la influencia que pueda tener su doctrina en la vida espiritual de cada uno de los hermanos. Aquí no se trata de cantidad sino de calidad, y a calidad nos referimos a personas con una buena enseñanza y una verdadera comunión con Dios, y ¿Quién fomenta eso? La iglesia con poder.

    2. Está impactando la adoración

    Te alabaré, oh SEÑOR, con todo mi corazón; delante de los "dioses" cantaré tu alabanza. (Salmo 138: 1).

    Una iglesia con poder reconoce que la fortaleza viene de lo alto y no se jacta en sí misma. La mejor manera de demostrar este reconocimiento es a través de la alabanza. Cuando hablamos de impactar no nos referimos al estilo, sino a la sustancia detrás de él. Es la pasión y el poder lo que mueve a las personas de sí mismas a desear agradar a Dios y alabarlo.

    El estilo y los instrumentos no es la clave, es el corazón y la pasión que hay detrás. Una iglesia con poder se caracteriza por contar con líderes de adoración que se encuentran allí por el Señor y por ninguna otra razón. Esta iglesia tiene gente allí para alabar al Señor, no complacer a una audiencia.

    Por supuesto, hay muchos estilos diferentes de música y muchas formas de participar en la adoración. Cada denominación tiene sus distinciones y variaciones y están surgiendo todas las nuevas formas contemporáneas. Algunas de las formas son más populares que otras.

    Usualmente las personas se sienten atraídas por una banda de alabanza contemporánea que utiliza el órgano, pero esto no debe ser lo principal. No estamos diciendo que el órgano es malo y debemos dejar de usarlo. Lo que tratamos de explicar es que si queremos ser una iglesia con poder, tenemos que empezar a prestar un servicio que atraiga a gente que verdaderamente adore a Dios.

    3. Contagia su pasión por el Señor

    ¿Cuántos cristianos apasionados conoces? Si conoces muchos, considérate afortunado. Ha sido mi observación y experiencia que la pasión falta en la iglesia a lo grande. Nos hemos vuelto obedientes y nos hemos asentado en la iglesia en general. Debemos tener corazones que clamen por cercanía y al mismo tiempo "teman" a nuestro Señor y Salvador.

    Una iglesia con poder crece cada vez más en la fe y el conocimiento de Dios. Lo que le sigue a esto es una pasión entusiasta que contagia a los que se encuentran alrededor. Como cristianos individuales y como un cuerpo de creyentes debemos practicar lo que estamos enseñando. No somos un club, somos el cuerpo de Cristo.

    Hay una diferencia entre simplemente ser espiritual y ser apasionado. Ser espiritual es el reconocimiento de quiénes somos ante un Dios Santo. Esto es fundamental. Pero si esto es todo lo que tenemos, entonces cuál es nuestra respuesta a los demás. Ser apasionado es tomar esa espiritualidad y desbordarla.

    No existe un cristiano triste y sombrío, esto no se encuentra en las Escrituras. Lo que se encuentra es el gozo y la emoción que trae la vida de vivir para el Señor. Pablo, aunque estaba preso, todavía encontraba la pasión, y dejó que esa pasión entusiasmara a quienes lo rodeaban.

    4. Ora constantemente

    "Permanece en mí, y yo permaneceré en ti. Ningún pámpano puede dar fruto por sí mismo; debe permanecer en la vid. Tampoco tú puedes dar fruto si no permaneces en mí." Yo soy la vid; ustedes son las ramas. Si un hombre permanece en mí y yo en él, dará mucho fruto; sin mí nada podéis hacer" (Juan 15: 4).

    Este versículo nos dice claramente que no podemos hacer nada, absolutamente nada sin la ayuda de Dios. La oración poderosa está dotada de una verdadera pasión por Dios y por lo que él puede hacer por nosotros. De nuevo estamos hablando de que una iglesia con poder es una iglesia que está en la presencia de Dios, porque nuestro creador es quien da ese poder.

    La razón por la que la oración no está en el primer lugar de las características de una iglesia con poder sino en el 4, es que los requisitos previos deben tener lugar antes de que la oración se vuelva más "real" y se transfiera a una "oración sincera".

    Primero tenemos que conocer a Dios y Su Palabra, luego nos hará conocer la importancia de la adoración. Porque aprender acerca de Dios y adorarlo nos acerca a Su presencia y hace que la oración se vuelva más profunda y viva. El tercer aspecto de la pasión surge de nuestra relación de construcción y crecimiento.

    Por tanto, estas tres características potencian la oración, mediante la obra del Espíritu Santo. Luego las características 'reflujo', para hacer que las anteriores funcionen mejor. Por ejemplo, más oración hará que seas más apasionado, un mejor desarrollo del liderazgo hará que las primeras características sean más fuertes y así sucesivamente.

    5. Hace buenos discípulos

    "Entonces Jesús se acercó a ellos y dijo:" Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. (Mateo 28: 18).

    Todos tenemos claros que una de las características de un ejército poderoso son sus soldados. Nosotros somos soldados espirituales de Cristo. La diferencia es que no peleamos con nuestro poder sino con el de Dios. Nuestro Creador nos manda a que hagamos discípulos y él nos acompañará siempre.

    Esta es quizás la característica que la mayoría de las iglesias olvidan de alguna manera. También es el aspecto por excelencia y la razón por la que existe la iglesia. Entonces, ¿por qué es que tan pocas congregaciones realmente tienen el hacer discípulos como ministerio principal? La mayoría de las iglesias creen que lo están haciendo. Piensan que ir a la iglesia el domingo es discipular. Pero no lo es.

    Es un problema para el no cristiano el exceptuar a un Salvador cuando tienen que renunciar a sus derechos sobre sí mismos, y es difícil para el cristiano vivir una vida verdaderamente entregada y derramada a la soberanía de Dios. Sin embargo, el verdadero discipulado no puede comenzar hasta que aprendamos un aspecto clave importante de la vida: ¡hay un Dios y tú no lo eres!

    Es decir, tenemos que ceder al señorío de nuestro Dios y no a los deseos de nuestra voluntad. Cuando hacemos esto, entonces puede comenzar el proceso de discipulado. Y cuando nos negamos, seremos la contienda y el conflicto que le da al cristianismo un ojo morado, el problema más que la solución. Entonces se pierde el discipulado y la instigación como prioridad.

    La humildad se caracteriza por la voluntad de crecer en Cristo y recibir la enseñanza y el crecimiento. Pedro nos dice que debemos ser humildes unos con otros para que podamos conocer la gracia de Dios y no ser la oposición de Dios. Luego, en segundo lugar, dice, es mejor que sean humildes no solo unos con otros, sino también con Dios. ¡Esto es esencial para ser una iglesia con poder, para ser una iglesia en crecimiento, no en números, sino en discípulos!

    Hacer discípulos requiere visión y comprensión de las Escrituras. Le da a la iglesia un propósito que forma líderes que hacen crecer a otros líderes, una consecuencia de su crecimiento. El líder que discipula y equipa a otros es una persona que vive la fe por sí misma y establece metas para su crecimiento personal, antes de establecer metas para los demás.

    Del carácter de Cristo, vendrá la conducta de Cristo, si elegimos seguirlo. Entonces esos valores de nuestro caminar diario que impulsarán nuestro comportamiento influirán a su vez en los demás. No puedes llevar a alguien a donde no has estado. Por eso el discipulado es tan esencial para el aspecto de ser cristiano.

    Debes leer también: ¿Tengo Que Ir A La Iglesia? 8 Razones Para Asistir

    6. El amor y el cuidado son penetrantes

    “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. ' El segundo es este: "Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay mandamiento mayor que estos" (Marcos 12: 28-31).

    Cuando comprendamos la magnitud del amor que recibimos de nuestro Señor que es totalmente indigno, seremos una iglesia con poder. Y no estamos hablando de que vamos a poder aplicar la telequinesis en las otras personas y hacer que se conviertan en discípulos de Dios, nos referimos a que el amor de Cristo en nosotros por sí solo los atraerá.

    Si nos consideramos indignos y Dios está dispuesto a amarnos, entonces debemos hacer lo mismo con los que nos rodean. Estar dispuesto a permitir que ese amor fluya. Cuando amamos al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente y con todas nuestras fuerzas; entonces, ¡amaremos a nuestro prójimo!

    Este pasaje también implica que debemos amarnos a nosotros mismos. Esto puede no ser popular en la teología reformada clásica, pero Cristo dice amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos. Por tanto, si nos odiamos a nosotros mismos, no podemos amar a los demás.

    Pregúntate a ti mismo en qué tipo de iglesia te gustaría estar. Una que sea amorosa y alentadora, o una a la que no le importe si estás allí o no. Las sectas atraen a la gente porque saben cómo cuidar. Puede que lo hagan con malas intenciones, pero las personas que se sienten atraídas son las que la iglesia ha rechazado.

    7. Desarrollo del liderazgo

    Según Efesios 4: 11-13, es necesario establecer líderes para crecer en la verdad de Cristo. La mayoría de los 'expertos en crecimiento de iglesias' colocarían esto en la parte superior de la lista, y hay buenas razones para ello. Sin embargo, no puedes tener buenos líderes si no tienes las características anteriores que los impulsan.

    Después de todo, ¿Quieres líderes que no aman ni se preocupan? Sorprendentemente, parece que muchas iglesias lo hacen, ya que ocupan los puestos de liderazgo debido a quiénes son en la sociedad en lugar de quiénes son en Cristo. Lo que es importante saber es que el líder debe tener la capacidad de liderar. No se trata de una personalidad ni de un cargo.

    Recuerda la historia de Saúl y David. Saúl parecía un líder, pero falló en todas las pruebas y oportunidades para serlo. David era un pastorcillo escuálido, el último que podía ser tomado en cuenta para esa responsabilidad, pero se convirtió en uno de los líderes más grandes de todos los tiempos. David sabía que el poder estaba en Dios y buscaba su corazón, Saúl buscaba poder.

    El otro gran aspecto del liderazgo efectivo es que la gente / congregación necesita reconocer el liderazgo auténtico. Esto es fundamental. Si los hombres que vinieron a David en Siclag (I Crónicas 12) no lo hubieran hecho, David no habría sido rey. Estos hombres reconocieron que David era el ungido de Dios y no Saúl, por lo que cambiaron de bando. La iglesia debe poder ver quién es el verdadero líder y no permitir que los pretendientes estén entre ellos.

    8. Alcance en sus misiones

    Una iglesia con poder, también es aquella que hace todo lo que Dios le dice, sin importar las circunstancias, por lo tanto, sus misiones tienen un alcance considerable. La iglesia debe funcionar de acuerdo con los preceptos de 1 Pedro 3:15, para estar siempre lista para dar una defensa.

    No podemos permitir que nuestro miedo nos paralice de la llamada y las oportunidades que se encuentran a nuestros pies. Esto es simplemente una necesidad, a la que estamos llamados enfáticamente. No tenemos excusa para no evangelizar. No debemos escondernos detrás de que “no tengo ese don espiritual”, “no poseo recursos”, o peor, detrás de nuestra comodidad.

    Dios nos llama a todos para esta tarea sin importar el don, la capacidad o la posición. Y si eres sordo, mudo, paralítico y muy pobre, todavía tienes un mayor regalo que ofrecer que la persona más rica y complaciente; la salvación por medio de Cristo. Somos responsables de superar los miedos y las objeciones para responder al imperativo de nuestro Señor.

    Debemos ser capaces de ver el potencial y el llamado que Cristo nos ha dado. Es necesario que notemos que el mundo no lo conoce; nuestros vecinos, la gente de al lado de la iglesia, entre otros. Es nuestra tarea mostrar con paciencia, tacto, amor y compasión quién es nuestro Señor y lo que ya ha hecho por ellos.

    Tenemos que ver el evangelismo como un privilegio y no como un deber o tarea. Nuestro amor por Dios que nos ama primero debe fluir hacia quienes nos rodean. No podemos escondernos detrás de nuestro pensamiento teológico y decir que si Dios es puramente soberano, entonces no necesitamos evangelizar.

    A través de la soberanía de Dios somos el medio que Él eligió usar para promover Su evangelio. Dios no nos necesita ni tiene que usarnos, sin embargo, elige hacerlo. Dios obra a través del mensaje del evangelio, a través de Su Palabra y el poder del Espíritu Santo. El poder no somos nosotros, es Él. Simplemente estamos respondiendo a Su servicio.

    9. Visión potenciada

    "Ahora la fe es estar seguro de lo que esperamos y tener certeza de lo que no vemos". (Hebreos 11: 1-2)

    Este versículo nos habla de empoderar la visión y la fe. Porque la verdadera visión tiene el fundamento de la fe antes de que pueda ser operativa. Es la capacidad de ver el potencial, el regalo que Dios nos ha dado.

    La fe nos da la visión para conocer el camino que Dios tiene para nosotros mucho antes de que lleguemos allí o llevemos a otros en esa dirección. La visión se trata también de la preparación que hacemos como líderes en nuestro caminar con Dios, para poder llevar a otros donde no han estado.

    Una visión poderosa es aquella en la que los valores centrales son impulsados ​​por nuestro Señor. No pueden venir simplemente de un libro o seminario o repetir lo que está haciendo otra iglesia. Tienes que rendirte a lo que Dios está llamando a tu iglesia a hacer y ser. El líder visionario podrá ver qué está mal y hacia dónde debemos ir para solucionarlo. La visión y el liderazgo llevan a la gente más allá de lo que pueden ver, la saca de su zona de confort.

    Tenemos que tener los ojos puestos en lo correcto. Debemos tener toda la razón antes de poder llamar a otros para que vayan donde no deseen o no se sientan cómodos. Si no tenemos el plan correcto, de modo que se base en nuestra esperanza y no en Su esperanza, haremos un desastre mayor que el que teníamos antes.

    La verdadera visión tiene la Esperanza de nuestro Señor y todo sucederá en Su tiempo. No es nuestro esfuerzo, es el de Dios. Cuando tratamos de impulsar a una iglesia hacia nuestro pensamiento y dirección, podemos perdernos de lo que Dios realmente tenía para nosotros. Por este motivo, debemos saber identificar cuando Dios nos está hablando.

    10. La mayordomía eficaz

    La mayordomía se asocia a menudo con el dinero y la donación. Esto es parcialmente cierto; sin embargo, la verdadera mayordomía es cómo cuidamos de todos los recursos que el Señor nos concede. Los recursos a menudo se consideran nuevamente dinero e instalaciones. Pero nuevamente, este es solo un aspecto de la verdadera mayordomía.

    Se trata del cuidado de todo lo que Dios nos da, y el activo más importante que tenemos son los dones y habilidades como cuerpo de creyentes. Sí, debemos cuidar el dinero y la construcción con mucha entereza, pero esto no es lo principal para nosotros como hijos de Dios.

    La forma en que tratamos nuestras billeteras es una señal segura de cómo honramos a Dios y a Su iglesia. Pero, ¿cómo nos preocupamos por la llamada que nos da? ¿Cómo cuidamos su vecindario? ¿Cómo nos ocupamos de sus dones? ¿Cómo cuidamos Su Palabra?

    Cuando la iglesia está empapada de Su propósito, las personas serán mayordomos eficaces y, como fruto, la gente dará de buena gana. Cuando una iglesia está seca por la desesperación, pagar los servicios públicos será una tarea ardua. Esta costumbre de dar es un fruto que proviene del conocimiento de que todo lo que tenemos es suyo, por eso deseamos cuidarlo con esmero.

    Cuando los líderes y la congregación sepan de qué se trata la verdadera mayordomía, el fruto de ella serán las donaciones económicas. No debería haber necesidad de una serie de sermones elevados sobre la mayordomía, ni ninguna súplica urgente del liderazgo si la iglesia realmente está en Su camino.

    Cuando la iglesia tiene este fruto operando en abundancia, generalmente es una señal segura de que el resto de las características se están desarrollando y creciendo para darle a Dios la gloria. Si la congregación se enfoca en el dinero e ignora el significado de la verdadera mayordomía, nunca será una iglesia con poder.

    Necesitas aprender: Cuáles Son Los Dones Del Espíritu (Ruah Hakodesh)

    Estas 10 características convergen para formar una iglesia con poder, como nuestro Señor lo desea. Cada uno de estos se basa en el otro. Todos trabajan juntos para cumplir un mismo propósito. Donde se satisfacen nuestras necesidades reales, donde se utilizan nuestros dones, debido a la enseñanza, la adoración y la oración que dan poder a las personas a través de la obra del Espíritu Santo.

    Anuncios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir